[ad_1]

Ese hombre de 1,90 metro, que transpira debajo del traje mientras espera la llegada de Daniel Angelici para guiarlo hasta el palco presidencial del Camp Nou, es Rafael Veljanovich, Rafa de aquí en adelante para abreviar, un argentino de 48 años, consultor de profesión, que trabaja en Barcelona y le prestó colaboración a la dirigencia xeneize.

Con la sensibilidad futbolera que tiene la mayoría de nuestros compatriotas y el conocimiento del terreno que le dan siete años de estadía en la ciudad condal, Rafa -un experto en historia gardeliana, entre otros saberes- evalúa que un hipotético alejamiento de Messi del seleccionado significará un gran alivio para los simpatizantes culés.

“El 70% de los catalanes, por darte un porcentaje conservador, es hincha de Argentina por Messi. Es más: te diría que, por él, la mayoría prefería que Argentina saliera campeón mundial en Rusia antes que España. Influye el tema del independentismo, por supuesto, pero mucho más el afecto que hay acá por Messi”, comenta Rafa, quien fuera director del programa Mundo Leo, dedicado a narrar las hazañas deportivas del rosarino.

“Yo calculo que Lionel descansará en los amistosos de este año, pero lo veo volviendo el próximo. En Barcelona se tomará con alivio su ausencia. Le genera mucho dolor a la afición ver cómo se maltrata a Messi”, explica. Y agrega: “El sentimiento de los catalanes es que el fútbol ha sido injusto con Messi al no regalarle una alegría con su Selección, pese a tantos esfuerzos. Ni a un amistoso faltaba…”.

Tanta idolatría se volvió a manifestar en la Copa Joan Gamper, el torneo amistoso que los blaugranas organizan cada año, desde 1966, para presentar a la plantilla, si se permite el hispanismo. Un locutor anuncia uno por uno a todos los integrantes. Mezcla a alguna figura internacional en la enumeración, por ejemplo a Rakitic o Suárez, deja para el final a los fichajes y cierra, naturalmente, con el número 10, ovacionado ayer hasta por los de Boca y saludado cordialmente por todos sus adversarios en la cancha y en el vestuario.

Hubo un abrazo afectuoso de Messi con Tevez, una charla con Guillermo, fotos con Zárate y con Wanchope… Leo hasta conversó en forma relajada en la antesala de los camarines con el presidente Daniel Angelici, también vice de la AFA, con quien se decía que mantenía una distancia. ¿Habrán hablado de la Selección?

“Tratamos de que encuentre en Barcelona un entorno propicio para desarrollar su enorme talento”, declaró el entrenador Ernesto Valverde al término del 3-0, eludiendo especulaciones sobre la permanencia de su capitán en el seleccionado argentino.

Activo y desequilibrante en los 45 minutos que tuvo en la cancha, Leo fue premiado por una marca de cerveza como la Estrella del match. Su gol, un finísimo toque por arriba de Andrada, lo convirtió además en el máximo anotador histórico de la competencia, con nueve tantos.

Ganador de 33 títulos con Barcelona, Messi apenas (apenas entre varias comillas) logró un campeonato mundial juvenil y una medalla olímpica de oro con su país. Más de uno estaría orgulloso de esa cosecha con la Selección, pero a Messi se le pide más. Parafraseando el slogan de su club, a Lionel se le exige “más que en su club”.

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS