[ad_1]

El Vaticano expresó que siente “vergüenza y dolor” tras una investigación sobre los abusos sexuales perpetrados por más de 300 curas en Pensilvania, Estados Unidos, y aseguró que el papa Francisco está del lado de las víctimas.

“Las víctimas deben saber que el papa está de su parte. Aquellos que han sufrido son su prioridad, y la Iglesia quiere escucharlos para erradicar este trágico horror que destruye la vida de los inocentes”, reza el comunicado.

Así fueron los abusos de 300 curas a más de 1.000 chicos en Estados Unidos

Mirá también

Así fueron los abusos de 300 curas a más de 1.000 chicos en Estados Unidos

Una investigación de la Fiscalía de Pensilvania, publicada el martes, destapó abusos sexuales perpetrados por más de 300 “curas depredadores” y su encubrimiento por parte de la Iglesia católica de ese estado, donde al menos 1.000 chicos fueron víctimas de esos actos.

No es la primera vez que un jurado popular publica escándalos de pederastia en el seno de la Iglesia católica estadounidense, pero jamás se habían revelado tantos casos.

Comienza el juicio contra el cardenal George Pell por delitos contra menores

Mirá también

Comienza el juicio contra el cardenal George Pell por delitos contra menores

“Curas violaron a niños y niñas, y los hombres de iglesia que eran sus responsables no hicieron nada. Durante décadas”, escribieron los miembros del jurado en el informe publicado el martes.

El Vaticano dijo tomar “muy en serio” la investigación y aseguró que “dos palabras pueden expresar lo que se siente ante esos crímenes horribles: la vergüenza y el dolor”.

“Los abusos descritos en el informe son criminales y moralmente reprobables. Estos hechos han traicionado la confianza y han robado a las víctimas su dignidad y su fe”, asegura el texto de la Santa Sede.

El ex arzobispo australiano condenado por encubrir casos de abuso no irá a la cárcel

Mirá también

El ex arzobispo australiano condenado por encubrir casos de abuso no irá a la cárcel

El Vaticano recuerda, sin embargo, que la mayor parte de los casos mencionados son anteriores al 2000, cuando la revelación de varios escándalos llevó a la Iglesia estadounidense a emprender “reformas”.

La Santa Sede “empuja a estar en constante reforma y vigilancia en todos los niveles de la Iglesia católica, para garantizar la protección de los menores y de los adultos vulnerables. Subraya también la necesidad de obedecer a la legislación civil, incluida la obligación de denunciar los casos de abusos a menores”.

[ad_2]

Fuente