[ad_1]

Estados Unidos amenazó este jueves con más sanciones económicas contra Turquía si Ankara no libera al pastor estadounidense Andrew Brunson. 

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos impuso las primeras sanciones el 1° de agosto contra los ministros de Justicia y del Interior de Turquía, por su papel en la detención del pastor estadounidense.

El pastor evangélico de 50 años y originario de Carolina del Norte, fue detenido en el 2016. Inicialmente fue acusado de formar parte de un grupo terrorista armado. En 2017, fue imputado con cargos por espionaje e intento de derrocar al gobierno.

​Según la BBC, Brunson, quien hasta el momento ha negado todos los cargos, podría ser condenado a hasta 15 años de cárcel si los tribunales turcos lo condenan por “cometer crímenes a nombre de grupos terroristas sin ser miembro”, y podrá pasar otros 20 años si lo encuentran culpable de espionaje.

El pastor estadounidense llega a su casa después de haber sido liberado de la prisión de Esmirna en Turquía, el 25 de julio./ REUTER

El pastor estadounidense llega a su casa después de haber sido liberado de la prisión de Esmirna en Turquía, el 25 de julio./ REUTER

Un tribunal turco rechazó el miércoles una nueva apelación del pastor, que exige el levantamiento de su arresto domiciliario y su prohibición de abandonar el territorio.

Estados Unidos impuso sanciones contra los ministros de Interior y Justicia de Turquía, acusados de desempeñar un papel central en la detención de Brunson.

“Hemos impuesto sanciones a varios miembros del gabinete” del presidente turco Recep Tayyip Erdogan, dijo el secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, durante una reunión con el presidente Donald Trump en la Casa Blanca. 

“Planeamos aplicar más si no lo liberan rápidamente”, agregó. 

El secretario del Tesoro de EEUU, Steven Mnuchin. /DPA

El secretario del Tesoro de EEUU, Steven Mnuchin. /DPA

Antes de estos comentarios de Mnuchin, Trump había señalado que Turquía no había sido un muy buen amigo de los Estados Unidos, destacando la inocencia de Brunson.

“Tienen un gran pastor cristiano allí, es un hombre muy inocente”, dijo el presidente estadounidense. 

El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, quien envió una carta a la familia del pastor, advirtió el miércoles a Turquía que no ponga a prueba la determinación de Trump en el caso de Brunson. 

Pence tuiteó que “Turquía haría bien en no probar” la determinación de Trump de “ver que los estadounidenses encarcelados injustamente en tierras extranjeras regresen a casa en Estados Unidos”.

A través de una reunión con funcionarios de la Embajada de los Estados Unidos en marzo de 2017,  Brunson le pidió ayuda a Trump. 

“Le ruego a mi gobierno que luche por mí. Le pido al Departamento de Estado que imponga sanciones. Llamo al presidente Trump: por favor, ayúdeme. Haga saber al gobierno turco que no cooperará con ellos de ninguna manera hasta que me liberen. Por favor, no me deje aquí en prisión”, señalaba el pastor.

Pence dijo que Trump y él se mantendrán firmes hasta que Brunson sea liberado y regrese a los Estados Unidos. 

La vocera de la Casa Blanca, Sarah Sanders, también dijo este jueves que “Turquía, específicamente el presidente Erdogan, han tratado de forma muy injusta y muy mala al pastor Brunson”.

Brunson ha estado recluido en su casa por razones de salud desde finales de julio después de pasar un año y medio en la cárcel.

Oficiales de policía patrullan fuera del hogar del pastor estadounidense Andrew Brunson en Izmir, Turquía./ REUTERS

Oficiales de policía patrullan fuera del hogar del pastor estadounidense Andrew Brunson en Izmir, Turquía./ REUTERS

Donald Trump amenaza con sanciones a Turquía y exige la liberación de un pastor

Mirá también

Donald Trump amenaza con sanciones a Turquía y exige la liberación de un pastor

Este caso provocó una crisis diplomática entre Ankara y Washington, aliados en la OTAN, y propició el colapso de la lira turca en los últimos días. Adicionalmente, ha provocado una crisis monetaria en Turquía. 

Casado y con tres hijos, Brunson dirigía una pequeña iglesia con una congregaciones de alrededor de 25 personas en la provincia de Izmir. 

El Centro Estadounidense por la Ley y la Justicia (ACLJ), la organización que ha llevado el caso de Brunson hasta el Consejo de Derechos Humanos de la ONU y que ha asumido incluso su defensa ante las autoridades turcas, considera que se trata de un caso de persecución religiosa.

Según fuentes de la Casa Blanca, los abogados de Brunson han denunciado la “total falta de pruebas” en su contra.

El año pasado, el presidente turco propuso intercambiar al pastor por el predicador Fethullah Gülen, exiliado en Estados Unidos y a quien Ankara acusa de ser el autor intelectual del intento de golpe de Estado de 2016, un planteo rechazado por Washington.

Según cuenta un abogado de Brunson, se teme que el pastor estadounidense fuera a ser mantenido como un rehén por el gobierno de Turquía para forzar la detención y extradición de Gulen.

Su próxima audiencia está programada para el 12 de octubre.

Fuente: AFP y Xinhua

[ad_2]

Fuente