Desde 1976, cuando un incendio devastó la región, los cristianos comenzaron a reunirse en las cavernas existentes. Hay varios allí y esto se debe principalmente a factores económicos, ya que no tienen que pagar el alquiler.

La mayor iglesia cristiana de todo Oriente Medio se encuentra en estas montañas y tiene la capacidad para albergar al menos a 20.000 personas cómodamente para el culto. En las cavernas cercanas se construyeron otros locales de uso para la iglesia. Como todas ellas están internamente ligadas, forman un enorme complejo cristiano subterráneo.

En estas “iglesias de las cavernas” alrededor de 70.000 cristianos se reúnen cada semana para adorar y alabar el nombre de Jesús. Para ellos es un fuerte testimonio de poderse reunir como en ninguna región cercada de países islámicos que no proporcionan libertad religiosa.

Markos Ayoub, uno de los líderes cristianos locales, lo resume así: “No es fácil ser un cristiano copto en el Medio Oriente hoy en día.” Debido a la inestabilidad política y los problemas económicos que enfrenta Egipto en los últimos años, muchos cristianos temen por el futuro del cristianismo.

Los más jóvenes, sobre todo, han abandonado el país para comenzar una nueva vida fuera del Oriente Medio. A pesar de todas las dificultades, ellos continúan dando testimonio de fe y perseverancia.

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS