Este programa, creado a instancias de un proyecto propuesto por la legisladora Mabel Pezoa, busca promover la salud bucodental, “creando una cultura en la que se fortalezca el autocuidado”, sostuvieron en los fundamentos previos a la aprobación de la norma.

El programa tiene como destinatarios a los niños, niñas y adolescentes escolarizados de la tierra colorada, que recibirán de parte del Ministerio de Salud “un equipo básico de cepillado y cuidado dental a cada niño, niña y adolescente y la provisión de flúor dos veces durante el ciclo lectivo para la enseñanza personalizada de hábitos preventivos”.

Por otra parte, la cartera de Salud debe designar al menos un profesional odontólogo por Secretaría Escolar Departamental responsable de la capacitación de los docentes de nivel inicial, primario y secundario y del seguimiento del programa. Así también, será el Departamento de Odontología del Ministerio en cuestión el que debe elaborar el material didáctico necesario para la capacitación docente y para su inclusión en los contenidos escolares.

Por su parte, el Ministerio de Cultura, Educación, Ciencia y Tecnología en coordinación con el Consejo General de Educación (CGE), debe incluir en el diseño curricular de los niveles inicial, primario y secundario el presente programa y proveer el material didáctico a los fines de generar en los alumnos hábitos de autocuidado bucodental.

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS