[ad_1]

En las últimas horas, los medios reflejaron una voltereta política de La Cámpora y otros grupos K: después de haberlo defenestrado en el final del mandato de Cristina Kirchner, con denuncias incluidas, ahora salían a defender a Hugo Moyano por la supuesta persecución judicial impulsada por el Gobierno. Uno de los referentes de la agrupación juvenil, Andrés Larroque, blanqueó este fin de semana por qué creen importante revivir esta vieja alianza.

En declaraciones a FM La Patriada 102.1, el diputado dijo que “es necesario un acercamiento con Hugo Moyano y todos los dirigentes sindicales para ponerle un freno a la reforma laboral”. Y usó un tono casi intimista: “Con Hugo dejamos de lado las contradicciones secundarias para poder mirar las cosas que le importan a la gente”.

Mirá también

Mauricio Macri y el clan Moyano: negociación, amenazas y un duelo permanente

Como contó Clarín, Moyano es investigado en varios frentes: por presunto lavado, según denunció la Procelac, con una maniobra que vincula al correo privado OCA; por la relación con la barra brava en Independiente; y por los contratos millonarios del gremio de Camioneros con empresas de familiares suyos.

Larroque, uno de los K con posturas más duras -se lo vio en primera fila el día que se levantó la sesión por la reforma previsional-, también evaluó la posibilidad de una reunión entre Cristina Kirchner y Sergio Massa. Con relato propio: “Cada vez que se habla de un acercamiento entre el kirchnerismo y el massismo aparecen límites que están más vinculados con el apriete del poder que al Frente Renovador”.

Hugo Moyano y el ministro Triaca, entre otros, en la inauguración de un sanatorio para los camioneros.

Y agregó: “Las expresiones de Massa sobre el océano que lo separan de Cristina no suman, queda la duda si ese océano que separa a Massa de Cristina no se llama Magnetto (por el CEO del Grupo Clarín)”.

El dirigente de La Cámpora opinó sobre una posible reunificación de distintos sectores del PJ: “El peronismo debe expresar una oposición firme: se acabaron los discursos de paciencia al gobierno de Macri. La tarea de estos dos años es frenar el avance del Gobierno y generar un programa con esperanzas a la gente. Para eso, hay que hablar con todos los dirigentes. Todos los acercamientos que se puedan dar en función de frenar estas políticas contra el pueblo son bienvenidos”.

Mirá también

El Gobierno cambia de planes: freno al Congreso y un ojo en la calle

Según Larroque, “la Argentina de Macri no tiene destino con este plan económico. La reforma laboral no es más que una ley de precarización laboral, por eso aprietan a los dirigentes sindicales. Hay una campaña de denostación a las organizaciones para debilitarlos y bajar el costo salarial”.

Por último, el diputado celebró la excarcelación del ex vicepresidente Amado Boudou: “Es una gran noticia la liberación de Amado, comienza a caerse la trama de prisiones contra compañeros. Su liberación nos da esperanzas para que cambie la situación política y judicial con las otras prisiones ilegales”.

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS