[ad_1]

El islamólogo más controvertido de Europa pasó su primera noche en prisión acusado de dos violaciones en Francia. El teólogo Tariq Ramadan, 55 años, suizo, consejero de presidentes y primeros ministros sobre yihadismo, asesor del gobierno británico y profesor en la universidad británica de Oxford fue procesado y encarcelado el viernes por la noche por orden de un juez en París, acusado de violación y de violación a una persona vulnerable, tras una investigación policial de tres meses.

El ha pedido un debate entre los jueces de libertades, de detenciones y su defensa, que se celebrará en cuatro días. Mientras tanto deberá permanecer encarcelado. Ramadan niega con firmeza las acusaciones y “en común acuerdo con la universidad de Oxford” ha pedido licencia en su cátedra de Estudios Islámicos Contemporáneos en el St Anthony College. También forma parte del grupo de asesores de la cancillería británica en libertad religiosa. Un cargo que aún mantiene.

Una fuente judicial confirmó que Tariq Ramadan fue investigado por una violación en el 2012 y otra sobre una persona vulnerable en el 2009. Las mujeres testimoniaron anónimamente.

“Christelle”, una mujer de 40 años que ha elegido ese seudónimo y es discapacitada, acusó al académico de haberla violado y pegado en su único encuentro en un hotel en Lyon en el 2009. Es una convertida al Islam.

“Golpes sobre el rostro y el cuerpo, sodomía forzada, violación con un objeto y humillaciones diversas, hasta ser llevada por el cabello a la bañera y orinar sobre ella”, según la descripción que la revista Vanity Fair hace del incidente, tras entrevistar a la acusadora.

Ella y Ramadan tuvieron un careo judicial el jueves a la tarde. Después de tres horas de intercambio muy tenso, él rechazó firmar el acta judicial del proceso. La situación judicial de Ramadan se complicó cuando “Christelle” describió “una cicatriz en la ingle” de Ramadan, que solo se puede conocer tras un contacto intimo. El teólogo negó todo contacto sexual con ella pero admitió una relación de seducción y confirmó la cicatríz.

El otro caso involucra a Henda Ayari. Ella lo acusa de haberla violado en París en el 2012. Ya lo había contado en su autobiografía pero había usado un seudónimo para no identificarlo. Henda es una ex musulmana salafista, hoy reconvertida a la militancia feminista secular. Ella se negó a confrontar al teólogo en el tribunal, tras recibir ataques en las redes sociales. Ella fue supuestamente atacada en un hotel de París tras una conferencia de Ramadan. Fue protegida por la policía en noviembre ante amenazas de muerte.

El caso estalló en octubre, cuando estas dos ex admiradoras de Tariq Ramadan lo denunciaron, cuando se conoció en Estados Unidos el escándalo por el caso Weinstein, el productor de Hollywood. Ante este orador brillante, polemista sin par que es Ramadan, las dos mujeres creyeron encontrar su guía espiritual. Los violaciones denunciadas por ellas se habrían producido en diferentes hoteles, al margen de conferencias del islamólogo. Un intelectual con una fuerte autoridad e influencia en las comunidades musulmanas en Francia, Gran Bretaña y Suiza, que le otorgó la ciudadanía.

La policía francesa investigó largamente durante tres meses los intercambios entre las denunciantes y el teólogo. Así recogieron diálogos de carácter erótico, que se contradicen con las posiciones religiosas del islamólogo.

Nieto de Hassan al Banna, el fundador egipcio de la cofradía de Los Hermanos Musulmanes en 1920, ha sido acusado por sus detractores de promover un Islam político, incluso radical y con un doble discurso. Pero Tariq Ramadan tiene tantos acusadores como fervorosos defensores, especialmente jóvenes, hoy escandalizados con su detención.

En sus posiciones, Ramadan desafía a los fundamentalistas islámicos y llama al diálogo intereligioso. Pero sus más feroces críticos consideran que promueve una versión del Islam que no respeta los valores seculares franceses.

Extremadamente mediático, Ramadan confronta a personajes como el islamofóbico escritor francés Eric Zemmour o el Frente Nacional. Pero su influencia intelectual se había reducido tras el fracaso de la Primavera árabe en Oriente Medio y su partida a Qatar, que defiende y financia a los Hermanos Musulmanes. Allí él pasaba la mayor parte de su tiempo. Muchas de las asociaciones musulmanas francesas son financiadas por Qatar. Tariq Ramadan continúa liderando el Instituto Islámico para el entrenamiento ético en Francia.

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS