Subieron más que el dólar y el crudo, los principales factores que explican el alza. Y muy por encima de la inflación. YPF todavía no remarcó, pero analiza hacerlo.

Los surtidores de Shell y Axion, dos de las tres principales expendedoras de combustibles del país, amanecieron con nuevos precios. Las petroleras informaron subas en naftas de 4,5% promedio. YPF, que concentra el 54 por ciento del mercado, analiza por estas horas si modifica sus precios. Es el tercer aumento de las naftas en el año y, según las compañías, se debe a la suba de los tres principales costos que tienen: el barril de crudo, el dólar y el biocombustible.

En los últimos doce meses, las naftas aumentaron entre 37 y 53 por ciento, según los precios de surtidores de Shell para el área metropolitana. La nafta súper trepó 37%; los combustibles premium (nafta y gasoil), 40 por ciento; y el diésel común, 53 por ciento.

Así, los combustibles subieron por encima del Índice de Precios al Consumidor. Según la consultora Eco Go, la inflación acumulaba en marzo un 24,2 por ciento anual.

Los precios de la nafta son libres desde octubre del año pasado, cuando el Ministerio de Energía puso fin a un esquema de aumentos escalonados consensuados con el Gobierno. Desde entonces, cada petrolera define por sí misma cuándo y cómo modifica los precios, aunque los incrementos suelen llegar sincronizados.

Cualquier aumento en las naftas impacta en el resto de los precios de la economía, porque sube los costos logísticos de cualquier producto. Y, por eso, recalienta la inflación, en momentos en que comercios y empresas trasladan parte de las subas de los servicios regulados y los consultores recalculan hacia arriba sus previsiones para el año. Según el Relevamiento de Expectativas de Mercado del Banco Central, 2018 terminará con una inflación del 20,3 por ciento, aunque esta estimación sube mes a mes.

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS