Ante la reiteración de hechos violentos protagonizados por alumnos secundarios de esta ciudad, lo que ya se tradujo en varias denuncias de padres, la recientemente nombrada supervisora de enseñanza media, Mariana Friedl, subrayó la necesidad de trabajar en red para fortalecer valores y contener a todos los adolescentes dentro del sistema educativo.

Incluso, opinó que “la amonestación ya no tiene peso, hay que buscar orientarlos y hacerles ver el error”, al tiempo que subrayó la importancia del compromiso de los padres en el proceso educativo.

En las últimas semanas se registraron varias denuncias contra alumnos de la Escuela de Comercio 1 por agresión y hasta robos a chicos de otros colegios.

Al respecto, la supervisora comentó que “la Escuela de Comercio pasa por un proceso de readaptación, pero buscamos que la familia asista y comprenda la responsabilidad que tiene. Trabajamos en red fortaleciendo valores y en eso también apelamos a los medios de comunicación”.

“Creo que es una época distinta en la educación, la violencia requiere fortalecer el diálogo para buscar la mejor alternativa cuando ocurre algo dentro de la institución. De todas formas, la mayoría de los problemas se da en la calle y ahí ya no tenemos mayor injerencia, por lo que insisto en el compromiso de las familias”, agregó Friedl.

En general los hechos de violencia tienen como consecuencia una sanción, aunque la supervisora opinó: “La amonestación ya no tiene peso, hay que buscar orientarlos y hacerles ver el error. No podemos tener jóvenes fuera del sistema, sino incluirlos con correcciones”. En ese punto, mencionó la implementación de tareas solidarias. “Lo hemos aplicado y funciona muy bien. Los jóvenes deben tener oportunidades de modificar sus comportamientos, por eso la expulsión del sistema no es una opción”, remarcó.

La inclusión también se expresa en exámenes fuera de las fechas previstas, lo que debería considerarse como un llamado de atención a la familia, puntualizó.

Casos de violencia

A mediados de marzo, el padre de un menor de 12 años denunció ante la Seccional Primera que su hijo fue agredido cuando salía de la Escuela 185, sobre calle Santiago del Estero, casi avenida Sarmiento. Según comentó el chico, fue interceptado por un adolescente que le propinó golpes en el rostro y la cabeza, lo que le ocasionó un corte a la altura de la ceja derecha. El agresor portaba una manopla y escapó corriendo. La víctima aportó datos sobre su atacante y se estableció que tiene 13 años y que concurre al mismo colegio que otros menores que días antes fueron acusados de atacar a otro alumno del Colegio Amadeo Bonpland, cuya madre también radicó la correspondiente denuncia. Teniendo en cuenta hechos similares registrados, desde la Unidad Regional II anticiparon la intención de retomar las charlas de prevención de la violencia en establecimientos escolares, a cargo del gabinete multidisciplinario de la Policía Comunitaria y abordará las diferentes problemáticas que afectan a los menores.

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS