Personal sanitario de los distintos centros médicos que se encuentran dentro del Parque de la Salud se manifestó ayer en contra del proyecto de ley que busca legalizar el aborto. Los galenos se concentraron frente al Hospital Materno Neonatal y dejaron en claro su postura sobre el proyecto que ya tiene el aval de la Cámara de Diputados y el 8 de agosto llega al recinto del Senado.
“Se obliga a esta institución, nuestro Hospital Materno Neonatal, a ir en contra de su principal objetivo, que es la protección de la vida de las madres y de los niños por nacer. Este mismo proyecto obliga y faculta a los profesionales de la salud, así dice el texto, sin clarificar a qué disciplina pertenece, sin clarificar si esas manos son expertas, si se prepararon para realizar esto que se propone que se haga y después dice que debe ser seguro”, señaló ante sus colegas la médica infectóloga, Rosa Ramírez.
De su lado, la médica ginecóloga Gloria Zambrano, del Hospital de Escuela de Agudos Ramón Madariaga, expuso: “Esta lucha es muy importante para nuestra profesión, porque creo que todos los que estamos decidimos seguir este camino, porque deseamos defender la vida sobre todas las cosas. Nos llevó muchos años haber estudiado y especializarnos para que desde la concepción podamos cuidar esta vida”.
Y agregó: “Por lo tanto nuestro servicio decidió, y públicamente lo dijo, nosotros estamos a favor de las vidas, nosotros, los profesionales que estamos en el Servicio de Ginecología, no realizaremos ningún aborto voluntario”. Se deduce así que de aprobarse la ley, y al no haber objeción de conciencia institucional, el centro de salud deberá tercerizar la práctica médica para cumplir con la legislación.
A la concentración, que duró alrededor de 40 minutos, llegaron también profesionales de instituciones privadas y docentes y alumnos de la Universidad Católica de las Misiones y la Escuela de Enfermería de la Unam.
Al tomar la palabra, el docente, médico cirujano y flebólogo José María Blariza, director de la carrera de Medicina de la Ucami, manifestó: “Esto es aberrante, recién vengo de Buenos Aires, donde se tratan los estándares de la carrera, qué debe estudiar el alumno, qué contenidos, qué competencias. Y díganme, ¿dónde se enseñó a los alumnos a ser sicarios?”.
En sintonía, la pediatra neonatóloga Fanny Almeida reflejó que hay que hacer hincapié en la educación desde la escuela. “Estamos cursando la Semana de la Lactancia Materna y lo que vemos es eso, la falta de educación, el compromiso de que ya en la escuela se vayan enseñando todas estas problemáticas y no cuando esté el problema, porque muchas veces tuvimos madres que quisieron abortar y cuando uno les habla, reciben el apoyo que en su familia o pareja no tuvieron, cambian”, enfatizó. Dejó en claro: “Ninguna intervención es sin riesgo. No se crean que el aborto es algo inocuo, que lo puede hacer cualquiera. Aparte, también se necesita un sistema de salud que no esté colapsado, hoy en día los sanatorios están totalmente cubiertos, vienen al hospital, que no tiene lugar, pero se los acepta y tener personas que por iniciativa propia o por sus parejas o sus familias deciden abortar va a hacer que todo se colapse más y quien verdaderamente necesita no tenga una oportunidad de salvarse, por eso yo estoy en contra de la ley”.

 

En manos de senadores
La decisión estará este miércoles 8 en manos de los senadores, quienes serán los responsables de aprobar o rechazar el proyecto.
En la Cámara Alta las reuniones con expositores comenzaron el 10 de julio pasado. Los oradores en el Senado fueron principalmente médicos, abogados constitucionalistas y activistas de género. En Diputados el perfil de los invitados fue más variado -hubo también actrices y periodistas-. Y el equilibrio de género entre ambas cámaras fue opuesto: en la Cámara revisora expusieron más invitados hombres (61) que mujeres (60), cuando en la Cámara de origen fueron 476 mujeres y 271 hombres.
“Estamos ante una situación crucial, pero es el momento de que tengamos todos los puntos de vista bien en claro, y especialmente el nuestro, fuimos formados para defender la vida y lo hicimos a lo largo de muchos años de guardia”, enfatizó el experimentado médico ginecólogo Humberto Duarte.
Expresó: “Estamos también conscientes del gran problema sanitario que significa el embarazo no deseado y sus consecuencias como el aborto mal hecho, las infecciones y la muerte por eso. Pero estamos convencidos de que la solución no es matar, acá no ocurre como con los animales que muerto el perro se acabó la rabia; no, señores, acá estamos hablando de una vida humana que inmediatamente en el momento de la concepción es un humano. Eso vamos a continuar defendiendo a rajatabla porque ninguna ley puede oponerse a la ley divina y a la misma Constitución”.
“Cualquier madre niña de 13, 14 o 15 años, según este anteproyecto, puede solicitar que le practique un aborto sin que sus padres o tutores estén enterados. Tampoco las parejas necesitan dar ningún tipo de autorización, ni siquiera estar avisadas. En resumen, la familia, que es lo que este hospital pretende y está intentando lograr integrar, está totalmente olvidada”, reflexionó la infectóloga Ramírez.
“En el caso de los profesionales de la salud, el anteproyecto autoriza a que se realice la objeción de conciencia, que debe ser dada previamente a los directivos de la institución, pero si una madre llega a mi consultorio diciendo que quiere realizarse un aborto, de acuerdo a la ley, si tengo objeción de conciencia, tengo que asegurarme de que ella vaya a otro profesional o institución que sí le practique el aborto. No puedo intervenir dándole ningún tipo de consejo en contra ni asesoría”, mostró.
Por último, dijo: “Ustedes saben que cualquier procedimiento programado de salud, en cinco días es imposible que se haga. Si se pretende que sea un procedimiento seguro, en cinco días es imposible que se hagan todos los exámenes que se necesitan para una cirugía”.
El martes pasado, después de un mes de debate en comisiones, por una maniobra de los senadores que rechazan el aborto legal no hubo dictamen y el proyecto se debatirá tal cual llegó desde la Cámara de Diputados, en un escenario en el que los senadores que se oponen a la legalización del aborto tienen ventaja.

 

Pañuelazo verde en Posadas

Mañana se realizará el ‘Conversatorio por el aborto legal’ en la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales. Se trata de una mesa de debate en la que militantes a favor de la ley para la Interrupción Voluntaria del Embarazo expondrán sus argumentos ante el público. La actriz Julieta Ortega y la diputada nacional Karina Banfi encabezarán la charla. Será a partir de las 9.30 en el SUM del edificio Juan Figueredo (Colón 2368) de Posadas. Del panel formarán parte además Sonia Liliana Vallejos, Mariana Pizarro, Olga Aguirre y Gisela Spasiuk. Tras el debate habrá una marcha hacia el Hospital Madariaga. En tanto, este martes en la plaza 9 de Julio a las 17 se realizará un ‘Pañuelazo cultural’ en el que participarán artistas. Finalmente, el miércoles a partir de las 17 se realizará una vigilia esperando el tratamiento de la ley en la Cámara de Senadores.

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS