Cruzar caminando el arroyo Piray Guazú, debajo del Puente Banana situado entre Eldorado y Puerto Piray, además de ser un atractivo y novedoso, se transforma en una alerta ante posibles consecuencias para la provisión regular del servicio de agua potable para los pobladores de Eldorado a través de la Cooperativa Eléctrica. Se suma la notable disminución del caudal del río Paraná. Este escenario representa apenas una de las posibles consecuencias que es importante evaluar, tanto como el origen de este fenómeno.
En primer término, los tres ríos importantes de Misiones, Paraná, Uruguay e Iguazú, cursan por regiones con abundantes lluvias anuales, situación que no está sucediendo ahora.
El río Uruguay nace en Brasil y su principal afluente misionero es el Pepirí Guazú. Lo mismo sucede con el Paraná, que se origina en plena meseta brasileña, con el Iguazú como afluente principal, sumado al del San Antonio. Esta es la razón por la que Misiones comenzó a sentir el efecto de la prolongada sequía en el estado de Santa Catarina, Brasil. “El más afectado resulta ser el Paraná, con nacientes en el centro del área de sequía”, plantea el computador científico Alfredo Yaquinandi.
Advierte que no hay esperanzas de repunte en las próximas semanas, ya que las lluvias estacionales en el sudeste de Brasil recién arribarán promediando la primavera, y Misiones estará casi sin lluvias hasta mediados de agosto.
 
Afecta a la energía
El ministro de Energía de la Provincia, Sergio Lanziani, indicó “estamos atravesando un periodo de la Niña de baja precipitación”.
Afirmó que “a partir de febrero comenzó un período de escasas precipitaciones y verdaderamente todos los pozos del agua del interior están en sus niveles mínimos”.
Acotó que recién se anuncia un período de lluvia de octubre en adelante y la situación actual es una cuestión regional que afecta al río Paraná que registra un nivel muy bajo.
“Esto repercute en los precios de la energía también”. Explicó que ello es porque termina bajando la posibilidad de la generación hidroeléctrica comparado al aumento del hidrocarburo.
Añadió que el precio estandarizado de 76 dólares en el mercado instantáneo supera los 80 megavatios/hora. “Ello se debe a que tenemos pocos recursos hídricos para generar energía e impacta en el precio final de la tarifa”, acotó.
Por eso, aguarda que empiece a llover lo antes posible, al sostener que la represa Urugua-í también va a estar por debajo del promedio anual.

Efectos en Brasil

En el vecino país, al menos 19 ciudades tienen ríos clasificados en situación de estiaje; es decir con el caudal mínimo. De ese total hay cuatro en estado de alerta y cinco en estado de atención.
Aún más preocupante, hay diez ciudades que fueron clasificadas en estado de emergencia, entre las que se encuentra Camboriú, el conocido municipio veraniego para los misioneros.
COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS