[ad_1]

El Papa Francisco viaja este sábado a Irlanda, un país que ha padecido el horror del abuso de menores por parte del clero. El pontífice llega cuando los escándalos de pedofilia se multiplican por el mundo y luego de que el país “verde”además votara en mayo en referéndum a favor de la legalización del aborto. Bergoglio además viene de pedir perdón por los miles de casos de niños violados por curas en Pensilvania. Y en este contexto, el arzobispo de Dublín, Diarmuid Martin le contestó al Santo Padre con un “no basta con pedir perdón”.

El arzobispo además instó este domingo al papa a hablar abiertamente sobre las estructuras de la Iglesia católica que permitieron que hubiera casos de abuso sexual.

Así fueron los abusos de 300 curas a más de 1.000 chicos en Estados Unidos

Mirá también

Así fueron los abusos de 300 curas a más de 1.000 chicos en Estados Unidos

“No es suficiente decir lo siento”, dijo Martin en su homilía del domingo. “Las estructuras que permitieron o facilitaron el abuso deben ser destruidas y destruidas para siempre“.

Martin, que recibirá a Francisco la próxima semana, describió a la cifra de víctimas de abuso sexual por parte de sacerdotes católicos como “inmensa”. El pontífice debe “hablar abiertamente sobre nuestro pasado, pero también sobre nuestro futuro”, demandó.

La “vergüenza” del Vaticano

El Vaticano afirma sentir "vergüenza" por los curas pedófilos de Pensilvania

Mirá también

El Vaticano afirma sentir "vergüenza" por los curas pedófilos de Pensilvania

El jueves, el Vaticano dijo que sentía “vergüenza y dolor” por el reciente informe de las autoridades judiciales de Pensilvania que reveló los nombres de más de 300 sacerdotes que cometieron abuso de menores en ese estado norteamericano.

El papa llegará a Dublín el 25 de agosto para asistir al Encuentro Mundial de Familias, que tiene lugar cada tres años.

El Papa admitió que la Iglesia calló y protegió a curas abusadores sexuales

Mirá también

El Papa admitió que la Iglesia calló y protegió a curas abusadores sexuales

Se espera que Francisco convoque a menos gente que en la última visita papal de Juan Pablo II en 1979, cuando más de dos millones de personas asistieron a diversos eventos a lo largo del país.

Ahora Martin le exige al Papa hablar del problema de los abusos “abiertamente y con franqueza”.

Según Martin, la visita “será corta pero intensa. Una visita que, por una parte, genera mucha expectativa, alegría y entusiasmo, pero que, por otra, está marcada por la preocupación en torno a nuestra Iglesia católica y su futuro”.

Polémica en Estados Unidos: piden purgar a los curas gay de la Iglesia

Mirá también

Polémica en Estados Unidos: piden purgar a los curas gay de la Iglesia

El arzobispo irlandés reconoció que la Iglesia ha demostrado “arrogancia” en los últimos años ante la cascada de revelaciones por casos de abuso, tanto en el país como en el mundo.

“La rabia de la gente no es sólo por los abusos, sino porque la Iglesia fue autoritaria, despótica y autoprotectora. Los escándalos de abusos han provocado un resentimiento enorme entre los creyentes”, expresó en la homilía.

“Confío en que sus palabras sean amables pero también sinceras. La historia reciente de la Iglesia en Irlanda ha tenido momentos de mucha oscuridad, y necesitamos una Iglesia de luz. Una luz que exponga la oscuridad tal y como es y que impida que los mecanismos de cobertura de abusos o de autojustificación no puedan extinguirla o rebajarla”, aseguró Martin.

Los casos de abuso en Irlanda

La Iglesia ha perdido influencia y prestigio en Irlanda tras conocerse en los últimos años la existencia de miles de casos de abusos a menores cometidos durante décadas por sacerdotes, con la protección de las autoridades eclesiásticas y estatales.

Estos casos fueron revelados por el ya célebre “informe Murphy”, resultado de la investigación de una comisión independiente en la arquidiócesis de Dublín.

El informe de la comisión presidida por la juez Ivonne Murphy, investigó durante seis años la arquidiócesis metropolitana. Ya antes se había conocido el “informe Ryan” que reveló que prácticamente los abusos de menores eran endémicos en Irlanda.

Las investigaciones en Irlanda sobre el abuso de menores por parte de curas ocupan 2.500 páginas. AFP ARCHIVO

Las investigaciones en Irlanda sobre el abuso de menores por parte de curas ocupan 2.500 páginas. AFP ARCHIVO

Un sacerdote confesó haber abusado, durante un cuarto de siglo, a un menor “cada dos semanas”. Los curas abusadores contaban con la voluntad de los obispos de ocultar los hechos para “salvar el prestigio de la Iglesia”.

El informe Murphy señaló a varios episcopales como encubridores.

Las autoridades de la Comisión investigaron denuncias de 450 personas presentadas contra 46 sacerdotes entre 1975 y 2004.

Los informes han conmovido profundamente a los irlandeses y han causado una crisis de confianza con la Iglesia en el que era considerado el país más católico de Europa.

Fuente: agencias y Clarín

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS