[ad_1]

La intervención de las Fuerzas Armadas brasileñas en las favelas del Alemán, de la Maré y de Penha, tuvo este lunes el peor saldo de víctimas del mes de agosto en Río de Janeiro. Unos 4.200 soldados treparon a esos complejos habitacionales de la ciudad, junto a 70 policías civiles, es decir, de investigación, en una operativo antinarco. Las muertes ascendieron a 6 personas, entre ellas un cabo del Ejército que murió en camino al hospital. La operación, la mayor desde que el gobierno de Michel Temer colocó la seguridad de Río de Janeiro en manos militares, fue precedida en las madrugadas del sábado y del domingo por incursiones en cada una de esas comunidades.

En un principio, las fuentes de las Fuerzas Armadas habían informado sobre 14 personas caídas bajo las balas. Pero luego ese número se redujo a 6. Así lo indicó a la prensa el coronel Frederico Cinelli, portavoz del Comando del Este.

El suboficial Fabiano de Oliveira Santos es la primera víctima entre los uniformados. Según Cinelli, los soldados cumplieron “con todos los protocolos de seguridad para abordar a posibles sospechosos. Dieron la voz de prisión e informaron que debían rendirse, pero los delincuentes respondieron a los tiros.

Patrulla. Miembros de la la patrulla militar de élite Choque, en las calles de las favelas de Río de Janeiro durante el operativo contra los narcos, que provocó al menos seis muertos (AFP).

Patrulla. Miembros de la la patrulla militar de élite Choque, en las calles de las favelas de Río de Janeiro durante el operativo contra los narcos, que provocó al menos seis muertos (AFP).

Los agentes tienen derecho, en estos casos, a defenderse contra ese tipo de agresión. Para el oficial del Ejército brasileño, “las muertes ocurrieron por la irracionalidad” de los narcos. Indicó que el Ejército “no desea” semejante desenlace “pero si no se rinden, esto va a continuar”.

En Río de Janeiro el miedo martirizó durante cuatro horas a los pobladores de esas comunidades. En general, allí existe una importante diversidad socioeconómica, que incluye desde profesionales y estudiantes hasta familias de muy bajos ingresos.

El sitio web Fuego Cruzado, que recoge informaciones al momento, indicó la existencia de tiroteos en seis lugares de estas favelas con una alta densidad de circulación de vecinos. Los moradores se alertaban unos a otros a través de las redes sociales Facebook y WhatsApp. Inclusive, en la web “Maré Vive”, la página de esa comunidad, la gente fue orientada a tener cuidado con los celulares, al pedirles que “borren los mensajes luego de transmitidos”.

Incendio. Un ómnibus fue incendiado por los narcos para impedir el operativo militar. (AFP)

Incendio. Un ómnibus fue incendiado por los narcos para impedir el operativo militar. (AFP)

El motivo era evitar tanto represalias del Comando Rojo (que domina esas localidades) como también de las fuerzas de seguridad, que podrían confiscar los aparatos e incluso considerar sospechosos a quien volcaban informaciones.

Como revelaron los propios vecinos, el temor no se origina apenas en las bandas de traficantes de drogas sino también en los propios represores. Varios comentarios volcados en Facebook indican que los militares llegaron a invadir las casas.

Una moradora relató: “Me desperté con ellos (los soldados) en mi cuarto a las cinco y media de la mañana. Y encima fueron caraduras al decirme que había dejado la puerta abierta”.

De acuerdo con la prensa brasileña, otros vecinos se quejaron de esta mega operación porque llevó al cierre de las escuelas. “No puedo ir a trabajar si mi hijo no va al colegio” se lamentaba una madre.

Pero los militares insistieron en la importancia de esta acción para eliminar a las bandas delictivas. Dijeron que habían logrado detener a 14 de los integrantes de esas mafias.

Para evitar el paso de los militares, los narcos montaron barricadas con viejos automóviles, hierros viejos y bloques de concreto. Con esto lograron hacer más lenta y dificultosa la entrada de los soldados, lo que hizo posible la fuga de varios delincuentes. Como una reacción, posiblemente de los propios narcotraficantes, fue incendiado un ómnibus con pasajeros adentro. No hay sin embargo información de heridos en este caso.

Civiles. Una mujer con su hijo pasa entre los soldados desplegados en la favela del Alemán, en Río (AFP).

Civiles. Una mujer con su hijo pasa entre los soldados desplegados en la favela del Alemán, en Río (AFP).

Lo que sí ocurrió es que las vías de acceso al aeropuerto internacional del Galeao quedaron cerradas durante un buen tiempo, especialmente en el tramo cercano a la Maré. El portavoz de la operación del Ejército brasileño, el coronel Cinelli, dijo que el incendio fue provocado para impedir el avance de las tropas.

“La población se siente indefensa, por eso pedimos a los pobladores que se alejen del área. Esta es una conducta bárbara. E inclusive llegan a utilizar niños como escudo para impedir que avancemos. Ellos (los narcos) tiranizan a la gente, la aterrorizan”.

El número de víctimas no es un detalle. Seis personas perdieron la vida en una acción que no tendrá mayores consecuencias. Es que en diciembre de este año 2018 termina, en forma definitiva, la intervención de las Fuerzas Armadas que fue decretada por el gobierno de Michel Temer el 16 de febrero último. Los resultados fueron escasos y su efectividad se ha visto claramente cuestionada por los números. No sólo aumentó en más de 50% el registro de tiroteos desde que los militares se hicieron cargo de la seguridad de la capital fluminense. También creció en forma significativa el número de homicidios.

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS