[ad_1]

El conde Louis de Causans, primo de Alberto de Mónaco, ha decidido denunciar al Estado francés ante los tribunales y reclamarle una fortuna en daños y perjuicios por haber cambiado las reglas sucesorias del minúsculo principado mediterráneo durante la Primera Guerra Mundial y desposeerle así de derechos.

El aristócrata, ayudado por su abogado Jean-Marc Descoubés, se queja de lo que considera una “estafa” que remonta a la época de Luis II de Mónaco (1870-1949), de la familia Grimaldi, que no tuvo descendencia legítima.

Al conde Louis de Causans le encanta disfrazarse de Batman (Facebook).

Al conde Louis de Causans le encanta disfrazarse de Batman (Facebook).

“Es un conflicto familiar entre primos que siempre ha existido y la familia de mi cliente siempre ha tenido presente ese rencor hacia la otra parte de los Grimaldi por entender que les habían ‘quitado la corona'”, explica Descoubés.

Mirá también

El principado de Mónaco está de fiesta: cumple 700 años

Las normas sobre la sucesión eran claras, según el abogado: a falta de descendencia legítima, a la muerte de Luis II el principado debía recaer en su primo Guillermo II de Wurtemberg-Urach, de la segunda rama de la familia.

El conde junto a un amigo en una fiesta de disfraces (Facebook).

El conde junto a un amigo en una fiesta de disfraces (Facebook).

Sin embargo, en vísperas de la Primera Guerra Mundial (1914-1918) y en plena rivalidad con Alemania, Francia se activó para evitar que un súbdito de ese país estuviera al frente de Mónaco.

El letrado del demandante hace hincapié en que las autoridades francesas presionaron a Luis II para que reconociera a Carlota, una hija natural que había tenido de una relación extra matrimonial con la cantante de cabaré Marie-Juliette Louvet.

El príncipe Alberto de Mónaco y su esposa Charlene. EFE

El príncipe Alberto de Mónaco y su esposa Charlene. EFE

Carlota se convirtió en miembro de la familia Grimaldi y ejerció como princesa heredera de Mónaco hasta 1944, cuando renunció a sus derechos en favor de su hijo, el futuro Rainiero III, padre del actual príncipe soberano.

Mirá también

Carolina de Mónaco nunca podrá ocupar el trono

Esta historia y la disputa sucesoria entre las dos ramas de la familia Grimaldi eran conocidas, pero, como resalta el abogado Descoubés, “hasta ahora, mi cliente no pensaba que el Estado francés tuviera responsabilidad alguna”.

El príncipe demanda por 400 millonwes de dólares al estado francés (Facebook).

El príncipe demanda por 400 millonwes de dólares al estado francés (Facebook).

Louis de Causans ha iniciado los trámites de una demanda civil por daños y perjuicios, en la que reclama 351 millones de euros al Estado francés, al que acusa de haber cambiado las reglas de sucesión del Mónaco. El procedimiento no va dirigido contra los familiares del conde, puntualiza Descoubés, sino contra Francia.

En cuanto a la cifra de 400 millones de dólares, resulta de un cálculo para el que se han tenido en cuenta la edad de su cliente (44 años), el monto de la fortuna de la familia que ostenta en trono en Mónaco, estimada en “varios miles de millones”, y el prestigio por dirigir un Estado soberano.

El fallecido príncipe Rainiero junto a su hijo Alberto (Archivo Reuters).

El fallecido príncipe Rainiero junto a su hijo Alberto (Archivo Reuters).

“Louis de Causans, al haber perdido su derecho sucesorio legítimo, ha perdido tanto la posibilidad de ser príncipe como la de formar parte de la familia con derecho preferencial al trono”, subraya.

El letrado, que reconoce estar ante el caso más importante de su carrera, asegura que esa demanda astronómica se justifica con creces debido a su carácter excepcional. “Somos conscientes (indica) de que este caso está fuera de lo normal”.

Hay que tener en cuenta, añade Descoubés, que en Monaco el príncipe tiene amplias competencias de gobierno.

Louis de Causans junto a una amiga (Facebook).

Louis de Causans junto a una amiga (Facebook).

La demanda contra Francia se presentó el 2 de julio. Ahora, el ministro francés de Asuntos Exteriores, Jean-Yves Le Drian, tiene de plazo hasta el 2 de septiembre para responder y, si se negara a hacerlo, los demandantes tendrían base jurídica para elegir el tribunal administrativo.

Fuentes oficiales del principado, preguntados por esta iniciativa, negaron sentirse involucrados: “Si hubiésemos tenido algo que comunicar al respecto lo habríamos hecho a través de un comunicado oficial”.

Agencia EFE.

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS