[ad_1]

Todo es barro. La camioneta parece surfear por el camino que de un lado tiene una zanja grande. Avanza lento, patina mucho. Son 7 kilómetros al norte los que separan La Rinconada, en Formosa, del pueblo más cercano. Una hora y media antes está Ingeniero Juárez. Ese trayecto, que recorrió Clarín, se reabrió hace apenas días cuando el río Pilcomayo, que había desbordado, bajó. Fue entonces que las 700 personas de la comunidad Qomle´ec de la zona decidieron empezar a regresar al paraje que había quedado aislado. Ahora, les toca volver a empezar. Piden que se hagan obras para que no ocurra de nuevo.

En la cara de Rita Reginaldo (45), referente de La Rinconada, se nota la tristeza y el cansancio. “Cuando llegó el agua, discutimos. No nos queríamos ir. Pero no quedó opción. De Juárez vino un vehículo, en el que cargamos cosas, también usamos el tractor de la (escuela) agrotécnica”, le dice a este diario. Ella fue una de las que se puso al frente de la evacuación y tuvo que dejar el lugar en canoa. Como los ingresos a sus casas quedaron cerrados debieron mudarse a Solidaridad, un campamento próximo que funciona como refugio. “Repartieron cartones y chapas pero no alcanzaron”, sigue Rita.

Mujeres de La Rinconada, en Formosa.

Mujeres de La Rinconada, en Formosa.

Fueron semanas de mucha angustia hasta que el agua cedió, lograron regresar y tocó “empezar de nuevo”. “Perdés tantas cosas, algunas por la inundación, otras porque se las llevaron. Hay muchos animales que no pudimos rescatar y nos quedamos sin nuestras huertas”, agrega Rita.

Pero al drama de tener que arrancar de cero, se suma el miedo a que vuelva a ocurrir pronto. De hecho, hasta ponen fecha: hablan de diciembre y del regreso de las lluvias. “Pedimos una obra para contener el Pilcomayo y desviar el caudal”, explican. No es la primera vez que tratan el tema y ya habían advertido que algo así podía suceder. “Necesitamos mejoras para que no pase otra vez. Es muy feo ver a los chicos asustados, aterrorizados por el agua”, se suma Olga Aparicio, que es concejal de Formosa, vive a unos kilómetros de allí y pertenece a la misma comunidad indígena. 

Tras la última crecida, se reunieron con referentes provinciales que, según cuentan en La Rinconada, se comprometieron a iniciar los trabajos en la zona aunque aún no fijaron plazos. En el paraje esperan que cumplan, también piden apoyo de Nación.

Aprendieron de sus abuelas a hacer artesanías y usan Internet para venderlas

Mirá también

Aprendieron de sus abuelas a hacer artesanías y usan Internet para venderlas

Consultados por Clarín, fuentes del Gobierno de Formosa dijeron que se trató de “una crecida de carácter extraordinario a la que se sumó un sistema de lluvias muy importante”. Y que, para evitar nuevas inundaciones, van a “profundizar las correderas en la zona (la limpieza del cauce del río) y fortalecer las defensas para frenar el ingreso del agua”. Dijeron que se arrancará “pronto” con las tareas. Si bien no confirmaron cuándo finalizarán las obras, tienen claro que es clave que se terminen antes de que empiecen las nuevas crecidas en noviembre o diciembre. “Estamos trabajando para ello”, aseguraron. A su vez, agregaron que se trata de un río internacional, que cruza Argentina, Paraguay y Bolivia, por lo que se requiere de una inversión de los tres países.

Enviada especial. La Rinconada, Formosa.

[ad_2]

Source link

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS