[ad_1]

Lisa Fiekowski, a sus 60 años, decidió que la mejor manera para mantenerse activa sería juntar basura por las calles de Nueva York. En una entrevista para el New York Post contó que se gana entre 20 y 30 dólares por unas pocas horas de trabajo.

Sin embargo, el dinero no es lo más importante para esta mujer ya que tiene más de ocho millones de dólares en propiedades en Nueva York. Y, como para distraerse, junta basura. Ella dice que esa tarea le permite mantenerse activa, conversar con los vecinos y, también, cuidar el medio ambiente. 

La mujer dice que gana entre 20 y 30 dólares por tu tarea. Y que, de paso, cuida el medio ambiente. Foto: New York Post.

La mujer dice que gana entre 20 y 30 dólares por tu tarea. Y que, de paso, cuida el medio ambiente. Foto: New York Post.

Una pareja tuvo que elegir a uno de sus dos hijos para que siga viviendo

Mirá también

Una pareja tuvo que elegir a uno de sus dos hijos para que siga viviendo

Un celular perdido y una turista muerta hace ocho años, el misterioso hilo viral de Twitter

Mirá también

Un celular perdido y una turista muerta hace ocho años, el misterioso hilo viral de Twitter

Según cuenta Univisión, Lisa tiene un MBA de la Universidad de Chicago, trabajó como analista de marketing para AT&T y también fue corredora de bolsa en la década de los 80. Es hija de dos reconocidos economistas. Su esposo gana alrededor de 180 mil dólares al año.

“Supongo que siempre fue recicladora”, dice. Cuenta que no gana mucho, pero que recorre las calles en búsqueda de basura sólo como pasatiempo. Para su trabajo utiliza un carrito y, además, tiene un coche viejo modelo 93 en el que mete las cosas. Dice, claro, que a sus vecinos no le gusta mucho lo que hace.

Un abuelo regaló billetes de $200 en el tren Sarmiento y dejó un tierno mensaje

Mirá también

Un abuelo regaló billetes de $200 en el tren Sarmiento y dejó un tierno mensaje

Día Mundial de la Papa Frita: 5 tips para hacerlas perfectas

Mirá también

Día Mundial de la Papa Frita: 5 tips para hacerlas perfectas

Se define como una “bohemia pasada de moda” que se siente triste porque Nueva York ya no disfruta de personas excéntricas como ella. “Mi familia piensa que lo que hago es horrible, pero yo creo que es muy divertido”, finalizó.

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS