[ad_1]

El 22 de junio de 2016 por la noche, Matías Terrón (31) llegó en su Fiat Punto hasta la casa de una amiga cuando dos delincuentes lo interceptaron. Lo amenazaron con un arma y lo pasaron a otro auto, un Volkswagen Gol Trend gris que habían robado el día anterior.

Lo llevaron a un cajero a retirar todo el dinero que pudieron de su cuenta. Por su DNI supieron la dirección de la casa de sus padres, él no quiso decirles donde vivía porque en el departamento estaba Jéssica, embarazada de pocas semanas.

A Matías lo mataron por la espalda cuando intentó correr. Se acababa de enterar que iba a ser padre.

Este miércoles se conoció que los dos asesinos (Esteban Gabriel y David Emanuel De Luca) fueron condenados a prisión perpetua. “Era lo que esperábamos, es un alivio saber que no van a matar a nadie más”, le dijo Emmanuel, hermano de Matías, a Clarín, apenas pasados unos minutos de la lectura de la sentencia.

Noticia en desarrollo

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS