[ad_1]

Voluptuosa, sexi, con mucho desenfado, Stormy Daniels tiene especial facilidad para desenvolverse entre el escándalo y la política. De hecho demostró su atrevimiento al encarar una difícil disputa legal con un presidente en funciones.

Su osadía llevó a Donald Trump y a sus abogados a un lugar sumamente incómodo, desde donde le resulta más fácil lograr un suculento acuerdo económico.

La actriz Stormy Danield tiene 39 años y una larga carrera como actriz porno. (EFE)

La actriz Stormy Danield tiene 39 años y una larga carrera como actriz porno. (EFE)

Esta actriz porno, de 39 años y 1,73 metros, proviene de la ciudad de Baton Rouge, del sureño estado de Luisiana. Su nombre real es Stephanie Gregory Clifford y fue criada por su madre, ya que el padre desapareció a los 4 años. “Provengo de un hogar medio, de bajos ingresos…había días sin electricidad y el vecindario era realmente malo”, contó en una entrevista citada por The New York Times.

Temprano, a los 17 años, comenzó a trabajar en un espectáculo de striptease en la propia Baton rouge. Al poco tiempo incursionó en los filmes porno, donde rápidamente adquirió fama. Pero, además, se mantuvo y avanzó en ese sombrío mundo haciendo sus propios guiones y manejando sus películas.

La actriz que involucró a Trump en un escándalo sexual. (AFP)

La actriz que involucró a Trump en un escándalo sexual. (AFP)

Le fue tan bien en la industria que en 2004 la eligieron como la “Mejor Nueva Estrella” en los Adult Video News Awards (AVN), el equivalente pornográfico de los Oscar.

Hace ocho años tanteó el mundo de la política al postularse para una banca en el Senado por el partido republicano en Luisiana. En una entrevista con la CBS contó que siempre había sido demócrata, pero que con el paso de los años sentía que su lugar estaba entre los republicanos.

“Ahora no puedo evitar reconocer que mis valores libertarios con respecto al dinero y sexo y el uso legal de uno para el otro es mejor propugnado por el Partido Republicano”, argumentó como justificación.

Estuvo casada tres veces, dos con actores porno y una con un músico, también dedicado a la industria. Con el último tuvo una hija, hoy de 7 años.

​El grueso de los estadounidenses no la conocieron por sus dotes artísticas, sino por el escándalo que provocó su disputa con el presidente estadounidenses. La actriz contó que fue amante de Trump en 2006, cuando él estaba casado. En un principio el mandatario lo negó, pero finalmente tuvo que admitirlo.

En 2016, antes de las elecciones, Trump tuvo que pagarle 130.000 dólares para que firmara un contrato de confidencialidad con el que buscaba silenciarla. Pero Daniels, acostumbrada a dar pelea, lo demandó para invalidar ese acuerdo y así poder contar pormenores del romance.

Mientras se desarrollan las negociaciones, la blonda Daniels vive de los espectáculos que realiza en clubes nocturnos, donde la fama conquistada le reditúa un buen ingreso.

En el último año dio shows en casi todo Estados Unidos, desde Las Vegas hasta Long Island. Muchos hombres pagan 20 dólares de entrada para ver de cerca a la amante de Trump. 

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS