[ad_1]

Un lunes más de agosto, viajeros que van y vienen, vuelos que despegan y aterrizan. Mientras la vida y el turismo siguen su camino por las salas del aeropuerto de Bruselas, unos obreros hacen trabajos de reformas en una de las pistas. Como sucede muchas veces desde hace décadas en el subsuelo de Alemania, Bélgica u Holanda, la excavación choca con un artefacto metálico que resulta ser una bomba de la Segunda Guerra Mundial que fue lanzada desde un avión pero nunca explotó.

La bomba estaba bajo la pista nueve del aeropuerto de Bruselas y fue desactivada durante la noche del martes al miércoles por una unidad de artificieros que no tuvieron que hacerla explotar. El mismo lunes habían comprobado que el artefacto ya no suponía ningún peligro ni para los aviones que aterrizaban y despegaban en esa pista, usada principalmente por aviones de carga de transportes, ni para los trabajadores que realizaban los trabajos de puesta a punto de la pista.

Alemania: viviendo sobre un campo minado

Mirá también

Alemania: viviendo sobre un campo minado

Aun así, durante unas horas se interrumpió la actividad de despegues y aterrizajes de esa pista y se creó un perímetro  de 100 metros alrededor de la bomba como medida de seguridad para su desactivación.

Otra bomba, el mismo aeropuerto

Hace dos meses y medio se produjo una situación similar en el mismo aeropuerto. El 2 de junio pasado, las autoridades del aeródromo explicaron que mientras se realizaban trabajos de reforma en la pista 3 se había descubierto un artefacto explosivo que estaba allí enterrado desde la Segunda Guerra Mundial.

Los artificieros también pudieron desactivar aquel explosivo sin hacerlo explotar tras una primera revisión en la que confirmaron que ya no constituía un peligro.

El desmantelamiento de estos artefactos se hace durante la noche con iluminación artificial para alterar lo mínimo posible la actividad normal del aeropuerto.

La batalla de la Segunda Guerra que todavía atormenta a los soldados

Mirá también

La batalla de la Segunda Guerra que todavía atormenta a los soldados

Vivir entre bombas, una costumbre

Bruselas, como el resto de Bélgica y muchas otras zonas de Europa que fueron escenario de batallas en la Primera y la Segunda Guerra Mundial, están tan acostumbradas a estos sucesos que la noticia del artefacto desmantelado en la noche del martes apenas aparece en la prensa belga este miércoles.

La noticia sólo se conoció cuando el propio aeropuerto emitió un comunicado de prensa en la mañana.

Alemania es el país que más vive estas desactivaciones de artefactos de la Segunda Guerra Mundial.

Raro es el año en que alguna gran ciudad alemana no tiene que desalojar a miles de personas de algún barrio para crear un perímetro de seguridad mientras los artificieros desactivan artefactos arrojados hace más de 70 años y que nunca llegaron a explotar.

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS