[ad_1]

Son dos empresarios de relevancia y terminaron detenidos acusados de pagar sobornos para obtener las concesiones de transporte, al gobierno kirchnerista. Néstor Otero actual concesionario de la Terminal de Retiro se entregó después que el juez Claudio Bonadio ordenó su detención. Horas después Sergio Taselli quien supo tener concesiones ferroviarias y el manejo de Yacimientos Carboníferos Río Turbio (YCRT) quedó detenido después de declarar ante la Justicia. 

Pese a que negaron las acusaciones en su contra, la Justicia los encuentra responsables, en esta etapa de la instrucción, de ser partícipes necesarios de una asociación ilícita que “comandó Néstor y Cristina Kirchner”, según la imputación formulada por el fiscal Carlos Stornelli.

Confluyen en la acusación más de 38 personas,como parte de una asociación “destinaba a organizar un sistema de recaudación de fondos para recibir dinero ilegal y enriquecerse ilegítimamente” y de “utilizar dichos fondos para la comisión de otros delitos”. 

Dicho entramado posibilitó, según los cálculos iniciales de la fiscalía, que se muevan más de 200 millones de dólares en sobornos. El juez Bonadio y el fiscal Stornelli buscan el destino de estos fondos: en el sur ante la posibilidad de que se hayan volcado a la adquisición de propiedades de los Kirchner, y en el exterior como parte de una estructura de lavado de dinero. 

En la causa de los cuadernos de la corrupción se determinó que los recaudadores de la asociación ilícita contaron con la participación de empresarios que pagaron al menos 35 millones dólares “en un sinnúmero de oportunidades entre 2008 y 2015”. 

Así, bajo la mira quedaron dos poderosos del transporte. Sergio Taselli cuyo esplendor empresarial se dio durante el menemismo y parte de la presidencia de Néstor Kirchner. Supo tener la concesión de los trenes de la línea San Martín y de las líneas Roca y Belgrano Sur. Quedó procesado por “administración infiel” en la concesión que tuvo de la ex línea Roca, por el modo en que se prestó el servicio.

Entre sus negocios con el Estado, Taselli fue el responsable de administrar Yacimientos Carboníferos Río Turbio (YCRT) tras la privatización en los años ’90. La tragedia en la mina de carbón que se cobró la vida de 14 mineros en junio de 2004, le valió una causa por administración fraudulenta. 

Ahora, se lo señala como parte del empresariado que pagó sobornos a la anterior gestión. Lo primero que dijo, bajo el patrocinio del abogado Mariano Cúneo Libarona, es que Roberto Baratta -ex secretario de Coordinación del ministerio de Planificación-, lo llamó por teléfono “para coimearme” cuando “ya me habían rescindido los contratos”.

Taselli es parte de esta causa también, por las menciones que se hacen sobre él en los cuadernos de Oscar Centeno -ex chofer de Baratta-.  Escribió en los manuscritos que dieron inicio a la causa, que en septiembre de 2013 llevó a Nelson Lazarte a la calle Wernicke 573 y dice que retira $ 170.000 y USD 200.000 y un paquete aparte de esto también con dinero en USD”, que es la entrega que le atribuyen al empresario. 

Al respecto, Taselli negó que se trate de él y señaló que del domicilio mencionado en la calle Wernicke “no tenía entonces el dominio fue después de un juicio que lo obtiene en 2016 y se aportó toda la documentación”.

Sus explicaciones no fueron suficientes y el juez Bonadio ordenó su inmediata detención. La Policía Federal después de las 18 lo trasladó a la sede de la Policía Montada en la calle Cavia y este miércoles su abogado solicitará su excarcelación, según confirmaron a Clarín.

Horas previas a la detención de Taselli, en la misma sede policial se entregó Otero, responsable de la concesión de la Terminal de Retiro. Fue investigado y hallado responsable del pago de dádivas al ex secretario de Transporte Ricardo Jaime, a quien le abonaba el alquiler del apartamento en el que vivía el ex funcionario K.

En este nuevo expediente de sobornos K, Otero quedó vinculado al figurar en los cuadernos del ex chofer en junio de 2015, entregando , a Nelson Lazarte  U$S 250.000. El pago, de acuerdo con la acusación, habría sido en efectivo en las oficinas de Retiro. Otero negó que el dinero haya sido recaudado en las oficinas de la Terminal, ya que según sus dichos él estaba de viaje en Paraguay.

El viernes pasado Bonadio rechazó su pedido de exención de prisión,  ante los rumores de una inminente detención que se terminó confirmando este martes por la mañana cuando Bonadio ordenó su detención. 

Según fuentes judiciales, Otero podría convertirse en el próximo empresario “arrepentido” en esta causa. Un mensaje le hicieron llegar a la defensa a cargo de Andrés Casas, “a estas alturas quienes busquen ser imputados arrepentidos deben entender la envergadura de la información que deben aportar”. En esta causa  hay una docena de empresarios que se acogieron al régimen del imputado colaborador. 

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS