[ad_1]

Tras largas horas de intenso trabajo, un grupo de rescatistas de la Fundación Mundo Marino rescató a una ballena jorobada juvenil, de diez metros de largo, que quedó varada el sábado pasado a unos 300 metros de la costa de San Clemente.

Las tareas presentaron complicaciones porque el cetáceo, que llegó a la costa de la Bahía de Samborombón y mostraba signos de agotamiento que ponían en peligro su vida, estaba enredado en una red de pesca que comprimía su aleta dorsal. 

Además, el clima no ayudó: durante el fin de semana hubo lluvias, fuertes vientos y bajas temperaturas. 

Los profesionales, que habían sido avisado de la situación por un vecino de la zona, lograron sacarla del fondo.

A pesar de sus músculos acalambrados, la ballena reaccionó y empezó a mover sus aletas pectorales más ágilmente y a pegar coletazos.

Rápidamente, el equipo se alejó para que el animal pudiera desplazarse a su voluntad sin poner en riesgo a los rescatistas.

Finalmente, el cetáceo pudo encontrar el camino a mar abierto por sus propios medios.

[ad_2]

Source link

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS