[ad_1]

El financista Ernesto Clarens se prepara para volver a declarar ante el juez Claudio Bonadio. Así buscaría que el magistrado homologue el acuerdo para que se convierta en arrepentido en la causa de los cuadernos de las coimas. La condición para lograrlo será que aporte información más precisa y detallada sobre los mecanismo que podría haber utilizado para sacar la plata de los pagos ilegales.

Como publicó Clarín, en su primera declaración ante el fiscal Carlos Stornelli, Clarens habló durante cinco horas y dijo que los fondos viajaban a Santa Cruz en bolsos o valijas. Pero esos datos resultaron insuficientes para Bonadio que ahora espera que brinde más detalles. 

Clarens es uno de los eslabones clave en la estructura financiera que rodea a los Kirchner. Fue vinculado a Lázaro Báez y señalado por el valijero Leonardo Fariña como uno de los hombres que se ocupaba de sacar los fondos ilegales del empresario K al exterior. Está imputado en la causa que investiga la Ruta del Dinero K señalado como uno de los operadores que facilitó el lavado de US$ 60 millones de dólares, pero nunca fue citado a indagatoria.

Por la causa de los cuadernos es la primera vez que tiene que dar explicaciones ante un juez. 

En la primera declaración del viernes pasado, Clarens habría sido muy generalista. Evito dar ciertas precisiones y dejó algunos huecos en el relato que aportó. Sobre esos puntos flojos, Bonadio busca que dé más precisiones. Es que para la Justicia el financista es una de las piezas centrales en la causa

Si el juez no le homologa el acuerdo, la situación de Clarens se podría complicar. Por eso tiene decidido volver a hablar. 

El nombre de Clarens fue aportado en el expediente por los empresarios. El primero que lo nombró fue el ex presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, Juan Chediack, quien lo señaló como el encargado de las maniobras financieras con los pagos irregulares. 

Los investigadores sospechan que Clarens habría recibido dinero de empresarios. Los montos se corresponderían con certificados de obras que cobraban esas firmas como contratistas del Estado. Esos pagos podrían ser parte de las coimas que había que pagar para quedarse con las obras. El encargado de detallar cómo era ese mecanismo de retornos fue el ex presidente de la Cámara Argentina de la Construcción y dueño de Esuco, Carlos Wagner. En su declaración como arrepentido, dijo que se lo había exigido el ex ministro de Planificación, Julio De Vido, en 2004.En esta estructura, Clarens sería la pata financiera, según la Justicia

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS