[ad_1]

La dinámica económica nos lleva a pensar que el monstruo de siete cabezas de las Lebac son un invento de la actual administración del Banco Central de la República Argentina (BCRA), sin embargo, existían desde las épocas del Kirchnerismo, y el porcentaje de estas letras sobre las reservas era mucho más elevado.

Según registros del BCRA comenzaron a utilizarse en enero de 2003, y llegaron a tener seis cifras a mediados de septiembre de 2013. Desde allí en adelante su crecimiento fue exponencial. Por lo tanto, podríamos decir que nacieron bajo la presidencia de Alfonso Prat Gay, las mantuvo en un nivel bajo Martin Redrado y comenzaron a tomar volumen bajo la presidencia de Mercedes Marco del Pont, Juan Carlos Fábrega y Alejandro Vanoli, que le imprimieron un efecto aceleración. Federico Sturzenegger abuso de dicha herramienta, aunque no tanto como algunos presidentes anteriores.

Después de la cronología, Luis Caputo viene a ser el que limpie este problema estructural que tiene el Banco Central, y que tanto daño le hace a nuestra moneda, ya que potencia a la suba la tasa de inflación e interés.

A partir de ahora compararemos los indicadores básicos del Central entre el 10 de diciembre de 2015 y hoy. Para homogeneizar las cifras lo mostraremos en dólares.

Claramente el uso de las Lebac viene de viejos tiempos, e incluye a muchos presidentes del BCRA. Por primera vez desde el año 2003 estamos en la titánica tarea de sacarnos de encima estos papelitos que solo sirven para retener en el tesoro del BCRA pesos.

Desde ahora en adelante, en cada vencimiento de Lebac hasta fin de año se liberarán pesos al mercado, tratando de llegar a un stock cero. Esto traerá como consecuencia una alta volatilidad de mercado, ya que muchos de esos pesos buscaran caminos alternativos, en algunos casos positivos para la economía, si se eligen colocar en títulos públicos, plazo fijo o compra de mercadería. En cambio, si esos pesos van contra dólar billete, estamos en un grave problema, porque las Lebac representan ni más ni menos que el 35,8% de las reservas internacionales. Este camino nos asegura un tipo de cambio muy volátil.

Si la bomba de las Lebac se desactiva sin grandes problemas, para el primer semestre del año 2019 podremos ver no solo una tasa de interés más baja, sino también una tasa de inflación en franco descenso.

La inflación es un fenómeno monetario, y si bien la suba de costos de las tarifas genera unos puntos adicionales en la medición, retirar los pesos excedentes de mercado, y eliminar instrumentos perniciosos para la economía como las Lebac serán de una gran ayuda para iniciar un largo camino a la inflación de un digito que, de no mediar contratiempo, podríamos conseguir en 2021 o 2022.

A continuación, a título informativo relevamos el stock de Lebac que dejó cada presidente desde el 2003 a la fecha, comparado con las reservas.

Entre el 11 de diciembre de 2002 hasta la fecha hubo 7 presidentes del BCRA. El que más estuvo en el cargo fue Martin Redrado. Es la primera vez que se trabaja con el objetivo de eliminar las Lebac, y me parece una muy buena noticia para el mercado de capitales y la producción. Eso sí, a no quejarse de la volatilidad del dólar, vamos a una reforma estructural nunca vista en los últimos 15 años.

Comparaciones

En EEUU entre el año 1979 y la actualidad hubo 5 presidentes de la Reserva Federal: Paul Volcker, Alan Greenspan, Ben Bernanke, Yanet Yellen y Jerome Powell. El que más tiempo estuvo en el cargo fue Alan Greenspan: 18 años, 5 meses y 20 días. No dio ninguna entrevista entre los años 1987 y 2005. Convivio con 4 presidentes estadounidenses.

Para igual período de tiempo en Argentina hubo 27 presidentes del BCRA. En dos oportunidades ocupó el cargo Javier Gonzáles Fraga. El que más duró en el cargo fue Martín Redrado, quien asumió el 24 de septiembre de 2004 y renunció el 22 de enero de 2010. Estuvo en el cargo 5 años, 3 meses y 28 días, sería nuestro Alan Greenspan.

Cuánto nos falta para ser un país serio, en Argentina un presidente del BCRA duró en promedio menos de un año y medio en los últimos 39 años. En EEUU, en promedio duró 7 años y 8 meses en igual período.

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS