[ad_1]

El quinto puesto en el Mundial de Rusia se desdibuja en una neblina que mantiene al fútbol uruguayo en sombras, con su cúpula burocrática intervenida, los jugadores del seleccionado operando contra la depuesta conducción de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) y el Gobierno nacional rechazando la decisión de la FIFA de nombrar un comité de regularización que maneje los destinos de la pelota en la otra orilla del Río de la Plata durante los próximos seis meses.

Unas horas después de la resolución de la casa madre del fútbol mundial, el capitán de la Celeste, Diego Godín, publicó en su cuenta de Twitter un comunicado (que luego fue replicado por otros jugadores) en el que respaldaba la intervención, dispuesta por irregularidades en el proceso electoral para elegir al sucesor de Wilmar Valdez, quien renunció a la presidencia de la AUF el 31 de julio por “razones estrictamente familiares y personales”, aunque señalado por supuestas irregularidades en el proceso para la compra del sistema de identificación facial para los estadios de ese país.

“Apoyamos de forma expresa dicha medida (la intervención), con la finalidad de instaurar de forma definitiva los principios de transparencia, democracia y pluralidad en la AUF”, sostiene el comunicado, que cuestiona a la conducción de la AUF por no haber realizado reformas que permitieran que tuvieran “voz y voto todos los estamentos del fútbol uruguayo” y exige la revisión de los contratos firmados durante las últimas dos décadas a fin de detectar posibles “intereses ilícitos o casos de corrupción”.

Las demandas de los futbolistas de la Selección cuentan con el aval de la Asociación Uruguaya de Árbitros de Fútbol, la Organización de Fútbol del Interior y la Mutual Uruguaya de Futbolistas Profesionales.

En la otra vereda, la conducción residual de la AUF solicitó a la FIFA, a través de una carta firmada por el presidente interino Edgar Welker, que dejara sin efecto la intervención. La casa madre del fútbol uruguayo negó que las elecciones carecieran de legitimidad y defendió los estatutos que la rigen actualmente, otro de los puntos cuestionados desde Zúrich.

Por su parte, la ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz, sostuvo que la FIFA carecía de legitimidad para tomar decisiones sobre los destinos de la AUF. “No es posible que intervenga un organismo internacional y diga cómo se modifican los estatutos de una asociación civil que está radicada en el Uruguay”, argumentó.

Y en el medio la pelota navega en la incertidumbre. El torneo local continúa disputándose (el fin de semana se jugará la sexta fecha del Clausura que lidera Nacional) y la Selección tiene previsto un amistoso para el 7 de septiembre contra México en Houston. Ese día estará en el banco Fabián Coito, DT de la sub-20, ya que el contrato de Oscar Tabárez venció tras la Copa del Mundo y aún no fue renovado. Por ahora no hay contraparte que pueda hacerlo.

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS