[ad_1]

El juicio en San Rafael a Julieta Silva (30), acusada de atropellar y matar a su novio Genaro Fortunato (25), concentró en esta jornada a los amigos de ambas partes y a quienes compartieron la noche en el boliche La Mona, minutos antes de la muerte del joven rugbier. La primera amiga en asistir a Silva fue su entrenadora de hockey, Silvia Ballarini. “Atropellé a Genaro y creo que lo maté”, le dijo Julieta a su entrenadora, según relató Ballarini frente al tribunal.

La comunicación por teléfono entre las amigas ocurrió minutos después de que Silva arrollara con su auto a Fortunato, cerca de las 5 de la madrugada del 9 de septiembre pasado. La entrenadora del club Banco Nación contó que estaba durmiendo cuando recibió un llamado del ex marido de Silva y padre de sus dos hijos, el comerciante Pablo Tabanera. “Me pidió que llamara a Julieta porque ella lo había llamado llorando por lo sucedido y que él no podía ir hasta el lugar del accidente porque estaba cuidando a los chicos”, dijo Ballarini. Fue entonces cuando la amiga se comunica con Silva y la acusada le confirma que había atropellado a Fortunato. Hasta entonces y tal cual como quedó grabado en una comunicación al 911, Silva aseguraba no saber a quién había atropellado. De acuerdo con los policías y otros testigos que llegaron hasta el lugar donde estaba el cuerpo de Genaro con su cráneo aplastado, Julieta nunca se acercó a su novio y se resguardó en su auto que había quedado varios metros adelante.

Juicio por la muerte del rugbier: un perito dijo que Julieta Silva podía tener "visión en tubo" por el alcohol

Mirá también

Juicio por la muerte del rugbier: un perito dijo que Julieta Silva podía tener "visión en tubo" por el alcohol

Los celos del rugbier la noche de su muerte

La entrenadora contó que Julieta y Genaro se conocieron en el mismo boliche donde fue la tragedia, La Mona. Dijo que fue eso ocurrió a “finales de julio”, poco más de dos meses antes de la muerte de Fortunato.

La testigo habló de los celos del rugbier: “Genaro era muy celoso. Tenía actitudes muy anormales como ir durante dos semanas seguidas a los entrenamientos de hockey y se quedaba en su auto mirando a Julieta”, dijo Ballarini. Y destacó: “Para Julieta era algo normal, para mí no”.

Juicio en Mendoza a Julieta Silva por asesinato de Genaro Fortunato. (Delfo Rodriguez)

Juicio en Mendoza a Julieta Silva por asesinato de Genaro Fortunato. (Delfo Rodriguez)

Otro de los testigos que declaró es el futbolista Sebastián Zúñiga, ex jugador de Huracán de San Rafael y del Torneo federal B”. Fue uno de los amigos que salió con Silva y Fortunato la noche en la que murió el rugbier. Contó que lo pasaron a buscar cerca de las 2 de la mañana del 9 de septiembre pasado y que Julieta y Genaro cambiaron de auto. La pareja decidió ir en el Fiat Idea de Silva y no el de su amiga. Luego se encontraron nuevamente en “La Mona”, el boliche.

Juicio a Julieta Silva: los puntos clave que podrían definir si quiso matar a su novio o fue un accidente

Mirá también

Juicio a Julieta Silva: los puntos clave que podrían definir si quiso matar a su novio o fue un accidente

“Genaro estuvo nervioso toda la noche”, aseguró el futbolista y atribuyó esa conducta a la presencia de Martín Maure, uno de los mellizos con el que Fortunato tuvo varios cruces durante la madrugada. Y aportó un dato que refuerza el contrapunto entre las declaraciones de Silva y Maure. “Julieta hablaba con uno de los mellis y Genaro estaba enojado atrás”, aseguró y agregó: “El melli me contó que iba pasando y Genaro lo insultó”.

En respuesta a las diferentes consultas realizadas por las partes, Zúñiga dijo que “vi a Julieta manejar con lentes dos o tres veces” y que “Silva y Genaro se estaban conociendo desde hace dos o tres meses”. El fiscal Fernando Guzzo lo detuvo en esa frase y le recordó que en la instrucción, el propio Zúñiga declaró que “eran novios”. “Me parece lo mismo”, le respondió el jugador.

Por último el deportista respondió con un “no sé” cuando le preguntaron las partes si Julieta y Genaro todavía mantenían relaciones con sus ex mientras estaban juntos.

Tensión entre la fiscalía y la defensa

“No me dejan preguntar”, se despachó el abogado de Silva, Alejandro Cazabán. A medida que se acerca la etapa de alegatos, los cruces entre la fiscalía y la defensa empiezan a tomar temperatura.

La nota de la mañana fue un fuerte cruce entre el fiscal Fernando Guzzo y el defensor Cazabán. Fue durante un cuarto intermedio, a partir de un pedido del abogado de la imputada.

Juicio a la novia del rugbier: hubo un fuerte cruce en la sala y se canceló la reconstrucción

Mirá también

Juicio a la novia del rugbier: hubo un fuerte cruce en la sala y se canceló la reconstrucción

Cazabán, con la presencia de Zúñiga en el banquillo de testigos, pidió exhibir el video de la salida de “La Mona”, ya proyectado el martes. Eso despertó el rechazo de Guzzo, quien alegó “ya haberlo visto”. El pedido de Cazabán fue aceptado por el tribunal y el enojo de Guzzo aumentó, ya que recordó la oposición del defensor a que se incorporen las medidas de la cancha de hockey. De esa forma sugirió que el tribunal se opone a acciones de su parte y no a las de Cazabán.

Video: llorando, Julieta Silva contó cómo mató a su novio rugbier

Mirá también

Video: llorando, Julieta Silva contó cómo mató a su novio rugbier

La Fiscalía pidió incorporar pruebas

Ni bien empezó la audiencia, el fiscal Fernando Guzzo solicitó al tribunal incorporar elementos probatorios al expediente para que sean ponderados en los alegatos. Guzzo quiere saber la distancia entre los puntos que Silva y Fortunato recorrieron antes de llegar a Mona, como así también el recorrido que existe entre el lugar del hecho (en calle El Chañaral) y la Comisaría 60a.

El fiscal de Homicidios pidió añadir al expediente las medidas de una cancha profesional de hockey. Esto último fue rechazado por el defensor de Silva, quien alegó que “no tiene que ver con el objeto procesal ni forma parte de la plataforma fáctica que que hizo de la acusación el Ministerio Público”.

El trasfondo del planteo de Guzzo tiene que ver con contrarrestar la estrategia de la defensa vinculada a la dificultad visual de Silva. Respecto al hockey, en su alegato el fiscal indicará que Silva -sin lentes- practicaba ese deporte en horario nocturno y “no tenía inconvenientes en divisar la bocha”.

[ad_2]

Source link

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS