[ad_1]

El juez Claudio Bonadio pidió hace dos semanas autorización al Congreso para ingresar a tres propiedades de la senadora Cristina Kirchner. La finalidad es allanarlas y así corroborar los dichos de varios imputados que declararon en la causa de los cuadernos de la corrupción. Son tres viviendas por las cuales, según consta en el expediente de la causa de los cuadernos de las coimas, pasaban los fondos ilegales que recaudaban ex funcionarios del ministerio de Planificación Federal como sobornos que pagaban empresas contratistas del Estado. 

La ruta del dinero de las coimas, que según se investiga superan los 200 millones de dólares, tenía puntos fijos de recaudación pero también de destino. Así lo plantearon ante el fiscal Carlos Stornellil y el juez Claudio Bonadio al menos cuatro imputados.

El primero en consignar cómo se movía el dinero que provenía del cobro de sobornos a los empresarios de la construcción y del sector energético, fue Oscar Centeno, el ex chofer de Roberto Baratta quien escribió los ocho cuadernos que dieron inicio a la investigación. Él consignó que la recaudación “diaria se llevaba a Uruguay y Juncal”, el departamento de la ex Presidenta en el barrio de Recoleta.

Hace pocos días, Ernesto Clarens el financista vinculado a Néstor Kirchner y Lázaro Báez, confirmó lo que otros imputados ya habían confesado: el dinero de los bolsos y de las valijas “iba al sur”, ese era “el destino”. Esto se condice con las palabras del ex funcionario Claudio Uberti quien en su confesión como “arrepentido” indicó: “Esas valijas con dinero las iba a llevar a Santa Cruz” y añadió: “El destino final era el sur. “Las valijas tenían por destino la casa de Néstor y Cristina Kirchner en Río Gallegos ubicada en la esquina de la calle 25 de Mayo donde tenían bóvedas”.

Además, Sergio “Potro” Velázquez -quien fue piloto de la flota presidencial desde 2003 a 2015- también admitió ante el juez Bonadio que se realizaban viajes constantemente a Río Gallegos, con “bolsos y valijas” y aclaró que él nunca los abrió pero dio a entender que el contenido de los mismos era dinero.

El juez Bonadio busca allanar tres de las 26 propiedades que la ex Mandataria tiene.  ¿Qué busca? Como contó Clarín, los efectivos federales deberán observar la estructura de los espacios, buscar lugar de posible almacenamiento, corroborar la distribución de algunos lugares en función de los testimonios que hay en la casa respecto a quienes habrían llevado bolsos con dinero a los inmuebles.

El departamento de  Foto Federico Lopez Claro - FTP CLARIN IMG_3779.JPG Z MFBuente buente ciudad de buenos aires  escandalo cuadernos corrupcion k declaracion de la ex presidenta en tribunales de comodoro py guardia periodistica en la casa departamento de recoleta

El departamento de Foto Federico Lopez Claro – FTP CLARIN IMG_3779.JPG Z MFBuente buente ciudad de buenos aires escandalo cuadernos corrupcion k declaracion de la ex presidenta en tribunales de comodoro py guardia periodistica en la casa departamento de recoleta

Uruguay y Juncal

El departamento en el barrio de Recoleta de 280 metros cuadrados, donde se instaló la ex Presidenta después de finalizar su mandato en diciembre de 2015. Esa propiedad fue alquilada en 2009 por Lázaro Báez, el principal contratista de la obra pública vial en Santa Cruz según determinó la Justicia: recibió 52 contratos por 46.000 millones de pesos.

En aquel año, el contrato de alquiler se celebró con Austral Construcciones, su firma insignia y adjudicataria de los contratos con el Estado. El alquiler se pagaba en la inmobiliaria que Máximo Kirchner tenía con Osvaldo Sanfelice en Río Gallegos y abonaba -sin utilizar el departamento-, 5.000 dólares más IVA, convertidos a los 3,81 pesos que cotizaba la divisa por entonces, daba unos $ 25.000. Hoy serían unos $ 152.000.

Clarín consignó que, según los registros de Centeno, sólo en cuatro años, Baratta realizó en esa propiedad 72 entregas por más de 60 millones de dólares. Hay más números: en un año, en 2009 se dejaron allí 34.952.600 dólares.

Momento de la tasación de la casa de Cristina Kirchner en Río Gallegos. Foto Opi Santa Cruz/Francisco Muñóz.

Momento de la tasación de la casa de Cristina Kirchner en Río Gallegos. Foto Opi Santa Cruz/Francisco Muñóz.

Mascarello 443

En la costanera de Río Gallegos se ubica la vivienda en la que Cristina Kirchner reside cada vez que vuelve a la capital santacruceña, desde 2010. Con 892,8 metros cuadrados de superficie total, la propiedad fue valuada oficialmente en U$S 570.000 ($ 8.700.000) más del doble de los US$ 250.000 que declaró haber pagado Los Sauces SA, la firma inmobiliaria de la familia Kirchner.

Fue tasada por el Tribunal de Tasación de la Nación (TTN) a raíz de una investigación por lavado de dinero que recae sobre Los Sauces propietaria de esa vivienda. La Justicia determinó que hubo una simulación en los valores de la propiedad:  el socio de Máximo Kirchner, Osvaldo Sanfelice, compró la casa antes de venderla a los Kirchner, por $ 200.000 cuando valía en 2009 $ 1.260.000.

Amplia, luminosa y con 30 años de antigüedad, los 348,9 metros cuadrados cubiertos de la casa de Cristina Kirchner, fueron definidos en el informe oficial con “buena calidad constructiva y de terminaciones, y buena distribución de ambientes”. Eso sí, detectaron una ampliación “no declarada en plano de 77,30 m2”. 

¿Cómo es la casa? Cuenta con un garage cubierto “con cambio de funcionalidad” que ahora es un gimnasio. Además hay una sala de trabajo con cuatro ventanas. La sala de estar con un alfombra con rombos y una pequeña mesa ratona de madera fue definido como un ambiente “cálido”. Por un pasillo de la casa se accede al amplio quincho con cocina y ventanales que dan al jardín. Desde dicho ambiente se accede a una habitación, con puerta de madera que es parte de una vinoteca que oficia en realidad de despensa.

La planta baja cuenta con un hall de recepción; una sala de estar que al igual que los dormitorios. Junto al amplio comedor, se encuentra la cocina con “completos amoblamientos”. La planta baja tiene también un lavadero, un toilette y baño principal.

En la planta alta hay tres dormitorios. El principal con doble cortinado, tiene baño en suite, “con artefactos sanitarios modernos” y con bañera hidromasaje y a su vez se conecta con un “amplio vestidor”. La casa a su vez tiene un quincho con parrilla, cocina y ventanales con vista al jardín que cuenta con parrilla.

El Hotel Los Sauces lindante a la casa de Cristina Kirchner: OPI Santa Cruz/Francisco Muñóz

El Hotel Los Sauces lindante a la casa de Cristina Kirchner: OPI Santa Cruz/Francisco Muñóz

La residencia de El Calafate

Con filas de álamos rodeándola, la residencia de El Calafate es el lugar predilecto de la ex Presidenta. Sobre la calle Pedro Agostini, la vivienda de dos plantas y grandes ventanales que dan al jardín es una de las viviendas donde más reside cada vez que viaja a Santa Cruz. 

Es otro de los lugares señalados como destino de los fondos que se recaudaban en concepto de coimas. 

Lindante a la misma se encuentra el hotel boutique Los Sauces que, según contó Uberti, requirió un “blanqueo de 105.000 dólares mensuales”, que fue el monto por el cual Panatel de Juan Carlos Relats acordó alquilar la explotación del lugar. En ese lugar, Lázaro Báez tenía un terreno sobre el cual la ex Presidenta amplió las instalaciones hoteleras. ¿Cómo negociaron? El empresario K se lo cedió por un terreno de 87.000 que compartieron en condominio con Cristina. Su valor oficial es de $ 17.400.000.

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS