[ad_1]

El parto fue el jueves 26 de julio en el hospital de José C. Paz. Todo salió perfecto y la mamá y la recién nacida fueron dadas de alta a las 48 horas. Pero el papá, conocido como “El Elio”, no pudo estar presente aquel domingo 29 de julio. Tuvo que esperarlas solo, pero cuando su mujer y su hija llegaron a la pieza que alquilaba en Virreyes la emoción del encuentro le duró muy poquito. Es que detrás de ellas entró la Policía: se lo llevaron detenido, acusado de asesinato y de, como mínimo, una docena de robos.

Es Satanás en la tierra”, fue la figura que eligió uno de los investigadores para describir ante Clarín el accionar delictivo de Elio Sánchez quien, con apenas 18 años, tenía pedido de captura desde el 5 de julio y ahora afronta cargos de homicidio por el crimen de Roberto Gabriel Colombo, un herrero de 24 años. La víctima iba caminando por las calles de Garín rumbo a la casa de uno de sus padres cuando tuvo la desgracias de cruzarse con “El Elio”.

Roberto Colombo tenía 24 años y era herrero. Lo mataron en el marco de un robo en Garin.

Roberto Colombo tenía 24 años y era herrero. Lo mataron en el marco de un robo en Garin.

Colombo nunca llegó a la casa de sus familiares esa madrugada. Su cuerpo quedó tendido sobre el precario asfalto de la calle Gabriela Mistral al 4000, entre España y Francia, en el barrio Parque Norte de Garín.

Según la investigación, “El Elio” le quiso robar y el herrero, que ya había sido asaltado varias veces, se defendió con un cuchillo que él mismo había hecho.

La Justicia debió tramitar los documentos para determinar su edad porque estaba indocumentado.

La Justicia debió tramitar los documentos para determinar su edad porque estaba indocumentado.

No estaba solo el sospechoso aquella madrugada del 23 de julio cuando, a bordo de la moto Tornado blanca y roja con la que solía aterrorizar a los vecinos de Garín y sus alrededores desde hacía más de un año, mató a Colombo. También iba su hermano menor, “El Santi”, hoy prófugo de la Justicia de Menores y convaleciente: se cree que la víctima lo lastimó antes de recibir tres balazos mortales.

La moto Tornado roja y blanca que le secuestraron al detenido por el crimen del herrero de Garin.

La moto Tornado roja y blanca que le secuestraron al detenido por el crimen del herrero de Garin.

Fue en ese forcejeo con Colombo que a los dos sospechosos se les cayó un celular que sería clave para identificarlos. A los investigadores les llamó la atención que en la escena del crimen hubiera dos teléfonos: uno entre la ropa de la víctima, junto a 50 pesos; y el otro a unos metros del cadáver.

“Al analizar ese teléfono que quedó tirado en el piso nos dimos cuenta de que no pertenecía a Colombo pero tampoco a sus asesinos: era de un vecino de Tortuguitas. Al entrevistarnos con él nos contó que lo habían asaltado horas antes del crimen del herrero”, detallaron las fuentes.

Dos armas calibre .38, el mismo con el que mataron a Colombo.

Dos armas calibre .38, el mismo con el que mataron a Colombo.

El dueño del celular dio datos precisos sobre los ladrones y también de la Tornado roja y blanca, una moto que los policías de esa zona norte del conurbano Bonaerense conocían bastante bien, por la cantidad de denuncias por robo de celulares en la que estuvo involucrada: al menos, una docena.

“A veces ‘El Elio’ iba acompañado con su hermano menor, otras veces con su novia; pero como estaba indocumentado, entraba y salía porque decía que era menor”, contaron las fuentes.

Manchas de sangre. Las zapatillas son parte de lo secuestrado en la pieza del sospechoso del crimen de Colombo.

Manchas de sangre. Las zapatillas son parte de lo secuestrado en la pieza del sospechoso del crimen de Colombo.

“El Elio” nació en una familia muy humilde, tiene siete hermanos y nunca lo anotaron en el Registro Civil. Por eso, gambeteaba a la Justicia. Hasta que desde la Fiscalía descentralizada de Garín se cansaron de eso y decidieron buscar el acta de su nacimiento e inscribirlo para saber su edad.

Hace cinco meses se terminó todo el trámite y llegaron sus documentos a la fiscalía de Garín, donde saltó que tenía 18 años. Desde entonces, intentaban detenerlo.

La ecografía que posteó en Facebook "El Elías", en enero de este año. La nena nació el 26 de julio.

La ecografía que posteó en Facebook “El Elías”, en enero de este año. La nena nació el 26 de julio.

Fue con los datos que le dio a la Policía el vecino de Tortuguitas al que habían asaltado antes de matar al herrero que se encaminó la búsqueda. Sabiendo que la novia de “El Elio” -que es menor y también tenía pedido de captura- estaba a punto de parir, los investigadores comenzaron a seguir los movimientos de la mujer.

No les llamó la atención que la chica eligiera el hospital de José C. Paz, y no el de Escobar, para dar a luz a su chiquita lejos de la Policía que buscaba a su pareja. Los investigadores montaron guardia allí. Sabían que “El Elio” no iba a dejar de conocer a su hijita. Sin embargo, no apareció en las 48 horas que la mamá y su beba estuvieron internadas.

Parte de lo secuestrado en la pieza del sospechoso del crimen de Colombo: buscan a los dueños de los objetos robados.

Parte de lo secuestrado en la pieza del sospechoso del crimen de Colombo: buscan a los dueños de los objetos robados.

Por eso, cuando la chica y su recién nacida recibieron el alta, la Policía les siguió el rastro: así llegaron a la pensión de Virreyes donde se escondía “El Elio” y pudieron arrestarlo.

En esa pieza encontraron dos armas calibres .38, el mismo que mató a Colombo, que serán peritadas. Quieren ver si alguna de ellas fue la que se usó para matar al herrero.

No fue lo único que encontraron en la pieza donde “El Elio” conoció a su recién nacida y el frío de las esposas: “El lugar parecía una tienda de ramos generales: había ropa y celulares en cantidad. Ahora, la tarea de hormiga será rastrear a los dueños de todo eso para poder computarle los robos”.

Parte de lo secuestrado en la pieza del sospechoso del crimen de Colombo: buscan a los dueños de los objetos robados.

Parte de lo secuestrado en la pieza del sospechoso del crimen de Colombo: buscan a los dueños de los objetos robados.

Por lo pronto, afronta un cargo por homicidio calificado criminis causa (cometido para ocultar otro delito, el robo) que prevé una pena de 10 a 25 años de prisión.

[ad_2]

Fuente