[ad_1]

Cuando arrancaron los tiros nadie entendía qué pasaba. Los vecinos pensaron en un asalto, de los tantos a los que ya están acostumbrados. Pero una vez que la acción terminó, la confusión continuó . Había un policía muerto y otro detenido. Aunque ninguno, ni siquiera los que tenían arrestado a su colega, llevaba uniforme. 

El tiroteo entre policías en el que resultó asesinado el sargento Gerardo Abarza (35) tiene demasiados puntos oscuros. La extraña secuencia ocurrió en Gabriel Miró y París, en Lomas de Zamora, el martes cerca de las 18. Y aún no está claro ni cómo empezó. 

El sargento Gerardo Miguel Abarza resultó herido en el tiroteo con un policía de la Federal y murió poco después en el hospital Gandulfo.

El sargento Gerardo Miguel Abarza resultó herido en el tiroteo con un policía de la Federal y murió poco después en el hospital Gandulfo.

La versión oficial relata que Abarza iba junto a un compañero, el oficial ayudante Ezequiel Hintz, en una camioneta Chevrolet Tracker blanca robada. La Bonaerense informaría luego que la estaban trasladando desde la comisaría 7° de Villa Centenario hasta el depósito Judicial de Lomas de Zamora. El primer elemento extraño es que los dos iban vestidos de civil y sin chalecos antibala. El segundo es que los iba siguiendo un oficial superior en el auto de Hintz, un Suzuki Fun.

El tercero tiene que ver con el motivo: no está claro por qué tres policías estaban destinados a trasladar un vehículo secuestrado hasta un depósito y ni por qué usaron como “apoyo” un auto particular y no un móvil oficial. La Policía dice que fue así porque después Abarza no tenía cómo volver y que “muchas veces se usan autos propios” porque, dicen, no hay suficientes patrulleros. De ser cierto este punto, se estaban dilapidando recursos humanos para un trámite rutinario.

Sobre la ropa de civil, en la fuerza argumentan que como son “personal de calle” -o brigada- los policías no vestían uniforme.

Misterioso tiroteo entre policías: un agente de la Federal mató a un sargento de la Bonaerense

Mirá también

Misterioso tiroteo entre policías: un agente de la Federal mató a un sargento de la Bonaerense

De acuerdo a la versión brindada por la Bonaerense, cuando iban por Gabriel Miró, entre París y Marsella, a los policías Abarza y Hintz les llamó la atención que un joven se bajara de golpe de un Volkswagen Fox gris. 

“Iba con una bolsa y se llevó una mano a la cintura. Parecía que iba a hacer un ‘pasamanos'”, dijo una fuente policial a este diario. “Es una zona donde se sabe se vende mucha droga“, aportó otro investigador.

El sargento Gerardo Miguel Abarza resultó herido en el tiroteo con un policía de la Federal y murió poco después en el hospital Gandulfo.

El sargento Gerardo Miguel Abarza resultó herido en el tiroteo con un policía de la Federal y murió poco después en el hospital Gandulfo.

Siempre según la versión de la Bonaerense, Abarza decidió dejar el trámite que estaba realizando para intervenir. Y se bajó de la Tracker robada para identificar al hombre que llevaba la bolsa, aunque inexplicablemente lo hizo solo y sin que sus compañeros lo cubrieran.

En ese momento, el “sospechoso” volvió corriendo hacia el auto. “Le dijo algo al conductor y se fue”, dijo una fuente del caso a Clarín. Nadie pudo explicar cómo fue que ese “sospechoso” pudo escapar.

Según los voceros, el agente Abarza gritó: “¡Alto, Policía!”. En ese momento, agregaron, otros dos jóvenes que iban en el Fox se bajaron y salieron corriendo.

Ante esto, Abarza habría apuntado con su arma al conductor del coche. Según la Bonaerense, éste se bajó del Fox y respondió a los tiros: le disparó al cuerpo y lo hirió a la altura del pecho. Una versión indica que, al final, remató al policía cuando ya estaba caído en el piso.

Ya baleado, Abarza alcanzó a gritar una vez más que era policía, pero los tiros siguieron. Esa fue la versión que aportó Hintz, que se acercó corriendo y, ante esa situación -contó- él también disparó. Aunque no acertó ningún tiro.

En total hubo 9 disparos. Siete de ellos los habría disparado el conductor del Fox y dos Hintz, según reconstruyeron hasta ahora los investigadores. A los dos les secuestraron sus armas.

Al conductor del Fox lograron dominarlo entre Hintz y el oficial superior que venía en el auto de atrás, el Suzuki Fun. Ninguno de los dos resultó herido. En el lugar era todo confusión: el detenido empezó a gritar que él también era policía.

Poco después se determinaría que efectivamente el que manejaba el Fox era Juan Gutiérrez, un policía Federal que es custodio del Ministerio de Seguridad de la Nación. Además del primer joven que se bajó de su auto (supuestamente con “una bolsa”), en su coche iban otros dos amigos.

“Fue una lluvia de balas. Yo tenía miedo por los chicos. El policía estaba tirado ahí. Primero escuché dos tiros y después como seis más. Uno pegó en la ventana de mi casa. No sabíamos si eran policías, ladrones, nada”, contó el dueño de una gomería ubicada frente a donde ocurrió todo.

Los amigos  que iban en el Volkswagen Fox de Gutiérrez alcanzaron a escapar pero horas más tarde se presentaron a declarar en la comisaría 7°. Este miércoles también lo hicieron en la Fiscalía N° 8 de Lomas de Zamora especializada en Delitos Económicos y Violencia Institucional.

Por ahora, a Gutiérrez se le imputa el delito de “homicidio calificado en concurso con abuso de armas” y está preso. Este jueves será indagado por la fiscal Elizabeth Borneo, a cargo de la causa. Por ahora ya declararon los testigos que iban en el auto con el agente de la Federal y Hintz. Todos ratificaron la versión que brindaron en la comisaría, según dijeron fuentes del caso a este diario. Pero igual nadie tiene claro cómo empezó todo.

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS