[ad_1]

Después de los graves enfrentamientos de ayer entre trabajadores de Astilleros Río Santiago y policías, la gobernadora María Eugenia Vidal recibió en su despacho a personal de la Casa de Gobierno y efectivos de la fuerza que resultaron heridos durante los episodios violentos que se originaron cuando un grupo de manifestantes intentó ingresar con violencia al edificio de la calle 6.

En la reunión, Vidal ponderó la tarea de los agentes. Permaneció acompañada del ministro de Seguridad, Cristian Ritondo.

Como consecuencia de ese caos entre piedrazos, chorros de agua y gases lacrimógenos resultaron heridos 13 policías y seis manifestantes que participaban de la protesta habían quedado detenidas en jurisdicción de la fiscalía de Marcelo Martini. Esta mañana, los aprehendidos ya estaban en libertad. Pero la tensión continúa en el microcentro platense: la multitud amenaza con un acampe en la Plaza San Martín, frente a la Gobernación, si este mismo día no se formaliza la mesa de concertación con las autoridades bonaerenses. A media tarde, una comitiva obrera fue recibida por Alejandro Bottini, subsecretario de Coordinación Administrativa de la Secretaria General de Gobierno. El funcionario ofreció en el transcurso del encuentro un diálogo formal con el ministro de Trabajo, Marcelo Villegas, aunque recién para la semana que viene.

La respuesta gremial fue negativa y anticiparon que no se retirarán del lugar. Según pudo reconstruir Clarín, es probable que la reunión de la mesa de concertación se realice el viernes. Mañana sería improbable porque en la jornada se retoma la paritaria docente.

Ahora, el panorama es de tensa espera. Desde la mañana, la multitudinaria movilización mantiene cortada toda la avenida 7 y también se encolumnaron partidos de izquierda y organizaciones universitarias. Hay paro de los municipales de Ensenada, de ATE Provincia y adhirió, además, Suteba. En medio de la marcha hubo un abrazo simbólico al Rectorado dela Universidad Nacional de La Plata.

El despliegue de efectivos fue similar a la víspera. La Gobernación permanece custodiada por 400 numerarios, y hasta al propio Jefe de la Bonaerense, Fabián Perroni estuvo presente en los aprestos de seguridad.

Francisco Banegas, Secretario General de ATE Ensenada, acaba de denunciar la existencia de “una persecución judicial a la organización gremial. No nos van a amedrentar. Si algunos van presos, otros van a continuar la lucha”. “Ahora la pelota la tiene Vidal, que debe llamar al dialogo. Quieren cerrar el Astillero y no lo vamos a permitir“, dijo el sindicalista.

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS