[ad_1]

Dos periodistas y un camarógrafo rosarino no la tuvieron fácil para cubrir anoche la protesta frente al Monumento Nacional a la Bandera. Poco después de ser increpados por algunas personas que pedían el desafuero de la senadora Cristina Fernández de Kirchner, la policía intercedió e intentó llevarlos detenidos a una comisaría del centro de la ciudad.

La previa del conflicto se pudo ver al aire en el noticiero de Canal 3, cuando Éver Arnoldo cubría en vivo lo que ocurría cerca del cruce de Córdoba y 1° de Mayo, donde también funciona el Concejo Municipal. Luego de tomar los testimonios de los manifestantes, el periodista se cruzó con una señora que no quería salir de frente a la cámara. Después de la negativa, la mujer comenzó a reprocharle que habían llegado tarde, a pesar de que estaban trabajando en el lugar desde las 19. El altercado llamó la atención de otras personas, entre quienes el Sindicato de Prensa Rosario (SPR) identificó a un hombre que “intentó ir físicamente” contra el equipo de prensa, “provocando confusión entre todos por lo agresivo del momento”.

La Policía de Rosario quiso detener a tres periodistas que cubrían la marcha por el desafuero a Cristina Kirchner en el Monumento a la Bandera. (Foto: Prensa)

La Policía de Rosario quiso detener a tres periodistas que cubrían la marcha por el desafuero a Cristina Kirchner en el Monumento a la Bandera. (Foto: Prensa)

La policía que estaba en el lugar intervino y quiso llevarse en calidad de demorados a los tres trabajadores, esgrimiendo como argumento que se iba a realizar una denuncia contra ellos”, advirtieron desde el gremio a través de un comunicado sobre lo que ocurrió cuando se apagó la cámara de Víctor Marten. Allí también estaba Gustavo Poles, cronista de Radio 2, a quien también retuvieron al cabo del altercado, que escaló cuando la entrevistada empezó a gritar: “No vinieron, no vinieron”.

Tras el arribo de representantes sindicales a la explanada del Monumento, el personal de la Brigada Motorizada sólo desistió una vez que los dirigentes consiguieron comunicarse con el ministro de Seguridad provincial Maximiliano Pullaro para pedir su intervención. A última hora, el Ministerio Público de la Acusación (MPA) tomó cartas en el asunto y de acuerdo a las actuaciones que recibió Fiscalía, “no hubo pedido de detención, sino de identificación” a quienes estaban cubriendo la manifestación.

“Todo lo ocurrido es un ataque a la libertad de expresión, al derecho a la información y al trabajo periodístico”, advirtieron desde el SPR en medio de la “sorpresa” y “estupor” por la labor de los uniformados.

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS