[ad_1]

Cuando el Papa Francisco llegue este sábado a Irlanda 46 años después de la última visita pontificia, se encontrará con otro país. El masivo “Sí” al cambio de la octava enmienda en el referéndum que autoriza el aborto significó la mayor derrota cultural de la otrora poderosa iglesia católica en la isla Esmeralda y la denuncia de los abusos sexuales de sus sacerdotes, su más concluyente declinación y caída. El poder de la iglesia católica, que controló durante años la moral y la vida de los irlandeses, ha sido claramente derrotado en la batalla.

La Nueva Irlanda es una sociedad secular, mixta por la ola migratoria, moderna, en paz, que se ha liberado del Vaticano y, al mismo tiempo, no lo ven como una amenaza. Los seculares van a ignorar o mirar con curiosidad antropológica a la visita papal y los católicos van a asistir al Encuentro Mundial de Familias, la razón de su estadía de 36 horas.

El paso más importante en el país ha sido la liberación de esa alianza entre el Estado y el catolicismo, que dominó las conductas oficiales desde la independencia de Gran Bretaña. Los obispos, curas y monjas no son más los árbitros de la república. Pero deberán hacerse cargo de los vulnerables y los piadosos en su misión de pastor pero no de policía de la moral pública. Sin abusarlos ni explotarlos como sucedió antes.

Loreto Martin fue una de sus víctimas. Comenzó a ser asaltada en 1998 por el ex cura pedófilo Brendan Smith. Le repetía que la “estaba salvando de los fuegos del infierno”. Ella respeta al Papa pero le exige “una investigación profunda para terminar con esa historia negra”.

Recuerdos. Veas con la imagen del papa Francisco a la venta en Irlanda (DPA).

Recuerdos. Veas con la imagen del papa Francisco a la venta en Irlanda (DPA).

Un ministro independentista del gobierno irlandés boicoteará la ceremonia papal. John Halligan dijo que “es mi protesta como ciudadano y como político. La actitud de la iglesia hacia las abusos de mujeres y chicos y la lentitud para lidiarla con ellos, con los gays, con los trans es horrenda. No hay cambios en estas cuestiones de parte del Papa”, dijo. “El Papa Francisco es bienvenido en Irlanda. Pero familias en Irlanda han sido dañadas por este abuso y es muy tarde para decir que él va a encontrarse con las víctimas”, dijo el ministro.

Cuando el papa Juan Pablo II llegó a Irlanda en 1979, el 91% de los irlandeses iba a regularmente a misa y 1.250.000 personas estuvieron presentes en el Phoenix Park para asistir a su misa. Después de los escándalos de las monjas en Magdelene Laundries, los curas y el tratamiento a las madres solteras irlandesas, hay un fuerte rechazo al catolicismo en la isla a la que va a aterrizar el sábado el Papa.

Francisco irá al concierto del festival de las Familias en Croke Park y visitará Knock, un lugar sagrado en donde apareció la virgen, en County Mayo. No es su primer viaje a Irlanda. Como Padre Jorge Bergoglio estuvo en la comunidad jesuita de Milltown Park, en 1980. En su video a la familia católica, el Papa Francisco expresó su deseo de unidad y reconciliación” durante su difícil visita a Irlanda.

Visita. Rosarios con la imagen del papa Francisco se exhiben en comercios de Dublín (DPA).

Visita. Rosarios con la imagen del papa Francisco se exhiben en comercios de Dublín (DPA).

Para muchos irlandeses, la llegada del Papa a Irlanda es lo más importante del verano europeo. Pero otros rechazan su visita, la ven como una incomodidad y una provocación en medio del escándalo de pedofilia de los curas, mayoritariamente de origen irlandés. Acusan a la iglesia y al Papa de un largo “Cover Up” y de hacer sufrir a sus víctimas. Les exigen un pedido público de disculpas al Papa Francisco.

Una nueva Irlanda progresista, diversa, que sobrevivió a la peor crisis económica cuando se transformó en un Tigre económico y colapsó como Malasia, ha renacido. Al juzgamiento religioso católico conservador lo sucedió un nuevo orden secular, con un primer ministro gay como Leo Vartadkar, de origen inmigrante.

El Vaticano ha confirmado que el Papa va a encontrarse con los sobrevivientes de los abusos sexuales de los clérigos durante su viaje a Irlanda. El vocero del Papa, Greg Burke ha dicho que no va a ser anunciado previamente para asegurar el anonimato de las víctimas. Pero el Papa quiere que asuman sus responsabilidades los que cometieron esos abusos así como los obispos que los protegieron. “Lo más importante para el Papa es escuchar”, dijo su vocero.

Los 7 mayores escándalos de pedofilia en la Iglesia católica

Mirá también

Los 7 mayores escándalos de pedofilia en la Iglesia católica

Francisco va a rezar por las víctimas abusadas este sábado, antes de una ceremonia en la catedral de Saint Mary. El pontífice confirmó la visita con los sobrevivientes de los abusos en manos de la iglesia católica, un día después que publicara una carta abierta llamando a poner fin al abuso a los chicos en iglesia, donde prometió trabajar para rogar “perdón y buscar reparar la herida, que nunca será suficiente”.

Mensaje. En Irlanda se agotaron las 45.000 entradas para un acto del Papa  en Knock.

Mensaje. En Irlanda se agotaron las 45.000 entradas para un acto del Papa en Knock.

Al mismo tiempo que la gran misa , habrá “un evento solidario” en el Jardín de la Memoria por las víctimas abusados por los sacerdotes católicos.

“One in Four”, el grupo que reúne a las víctimas sexualmente abusados por los curas, no estuvo de acuerdo con la carta papal. Cree que se necesitan reformas y no promesas. Quieren imponer un sistema inmediatamente puesto en su lugar que reporte cualquier abuso de la Iglesia Católica a la justicia civil. Maeve Lewis, su jefa ejecutiva, dijo que cualquier clase de abuso de la iglesia debe ser informado a las autoridades civiles. “Es fácil pedir disculpas. Es más duro poner en su lugar protocolos y leyes que puedan aplicarse a cada obispo, a cada cardenal responsable por proteger y cubrir a los abusadores sexuales dentro de la iglesia”, dijo.

Esa fue la razón por la que el cardenal norteamericano Donald Wuert, arzobispo de Washington, abruptamente cancelara su visita a Irlanda para acompañar al Papa, después de haber sido mencionado como encubridor en el escándalo de los 300 curas abusadores de Pensylvania. Su nombre aparece 200 veces mencionado.

Clergy Abuse le pidió al arzobispo de Dublín, Diarmuid Martin, que recibe al Papa, que le exija la remoción de tres cardenales involucrados en abusos sexuales. Son ellos el cardenal Oscar Maradiaga de Honduras, Donald Wuert de Estados Unidos, y Kevin Farrel, asociado al cardenal emérito de Washington Theodore McCarrick, acusado de abusar a chicos y seminaristas y en virtual detención domiciliaria en Estados Unidos.

La visita más controvertida y difícil del Papa a un país originalmente católico costará 32 millones de euros .

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS