Pasado el mediodía de ayer, autoridades de Vialidad Provincial informaron que el puente sobre el arroyo Cuñá Pirú de la ruta 7, que une Jardín América con Aristóbulo del Valle, fue cerrado definitivamente al tránsito vehicular luego de estar por tres meses operando en una sola mano y con la prohibición de vehículos de carga con más de 35 toneladas.

El cierre se debe a las tareas de reparación que estarían terminadas el sábado por la mañana cuando se abriría al tránsito nuevamente.

Mientras duren las obras, la alternativa propuesta para los vecinos es la de un camino terrado que ha sido mejorado con tosca y piedras. La vía tiene 4 kilómetros de extensión y pese a que está en buen estado, no se permite el tránsito de colectivos ni camiones con carga.
La senda alternativa comienza en la zona del arroyo Cuñá Pirú conocida como “La pasarela”, que está emplazada sobre la ruta provincial 223. En ese marco, se debe avanar sobre la mencionada arteria, hasta el momento de llegar al empalme con la ruta 7. (Ver mapa)
Las obras que se harán consisten en la colocación de una cubierta de acero que tapará todo el puente y tendrá sus cabeceras con forma de rampa en cada extremo del viaducto. Esas cabeceras estarán apoyada sobre la ruta y elevarán la superficie de manera que el puente no reciba la carga ni las vibraciones que genera el tránsito.

Los trabajos de adecuación del viaducto se dan luego de varios años de reiteradas denuncias por parte de los vecinos de la zona, quienes indicaban que ambas cabeceras del puente oscilaban cuando transitaban por encima vehículos pesados o de gran porte.

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS