[ad_1]

Este jueves concluyeron los testimonios en el juicio a Julieta Silva por la muerte del rugbier Genaro Fortunato en la ciudad mendocina de San Rafael. La semana próxima se llevarán a cabo los alegatos y se dictará la sentencia.

Durante la sexta audiencia del juicio, los abogados de ambas partes coincidieron en suspender la comparecencia de Pablo Tabanera, exmarido de Julieta, y Agostina Quiroga, exnovia de Genaro, que estaba embarazada cuando ocurrió su muerte.

La ronda de testigos de este jueves quedó reducida entonces a cuatro personas. De nuevo, las divergencias surgieron entre el fiscal Fernando Guzzo y el defensor de Silva, Alejandro Cazabán. Guzzo pidió incorporar como elementos probatorios una bocha y un palo de hockey, lo que fue objetado por el abogado de Julieta.

Juicio a Julieta Silva en los tribunales de San Rafael (Delfo Rodríguez).

Juicio a Julieta Silva en los tribunales de San Rafael (Delfo Rodríguez).

El jefe de los fiscales de Homicidios de Mendoza, desde el principio del juicio, insiste en refutar la estrategia de la defensa de Silva, relacionada a los problemas visuales que padece Julieta y a que, en definitiva, fueron los que propiciaron el hecho que terminó con la muerte de Genaro. Guzzo quiere demostrar que si Silva podía jugar al hockey, sin anteojos y de noche, como declaró, debería haber visto un cuerpo de 1,90 metro tirado en el asfalto cuando le pasó por encima. Esto, para el fiscal, más allá del grado de dificultad visual de la joven, que tiene un astigmatismo grado tres y conducía con los vidrios empañados por el frío y la lluvia.

La historia de Champ, el perro al que una mujer quiso matar de hambre para vengarse de su ex

Mirá también

La historia de Champ, el perro al que una mujer quiso matar de hambre para vengarse de su ex

El miércoles, dos testigos que estaban saliendo del boliche en el momento de la muerte dijeron que vieron con claridad el cuerpo de Genaro en el piso después de que Julieta se fue y lo dejó en la calle. Héctor Ontiveros (contador) y Matías García (odontólogo) estaban en el estacionamiento del boliche La Mona con sus autos en marcha cuando observaron el instante en que el Fiat Idea de Silva le pasó por arriba a Genaro y lo mató.

Juicio a Julieta Silva en los tribunales de San Rafael (Delfo Rodríguez).

Juicio a Julieta Silva en los tribunales de San Rafael (Delfo Rodríguez).

Declararon ante el tribunal que a pesar de la lluvia y la poca iluminación —porque aún no amanecía— lograron ver el cuerpo de una persona tirado en la calle antes del impacto, desde una distancia de 60 metros. Y Ontiveros sumó un dato más: dijo que el trapito, principal testigo que compromete a Silva, le hacía señas a la joven para que se detuviera antes de que atropellara a su novio.

Sin embargo, el tribunal de San Rafael este jueves no accedió a la prueba del fiscal relacionada con la práctica del hockey. “La incorporación del palo y la bocha no son trascendentes porque todos conocen su forma y tamaño”, argumentaron los jueces.

Celos y clima tenso

La primera en declarar este jueves fue Carolina Quiroga, psicóloga sanrafaelina que estuvo en el boliche y advirtió una situación tensa entre Genaro y Julieta, por presuntos celos. “No le di mayor importancia hasta que me enteré de lo que había pasado”, contó la joven. La profesional quedó ligada a la causa por un posteo que realizó en Facebook en el que hizo referencia a lo que había observado en el boliche, minutos antes de la muerte de Fortunato.

Luego declaró Agustina Bergaglio, novia de Martín Maure (uno de los mellizos con los que el rugbier discutió) cuando sucedió el hecho. Contó que salieron del boliche minutos después de que lo hicieran Silva y Fortunato, pero que en ese momento no se enteró del trágico desenlace. “Cuando supe lo de la muerte se lo conté a Martín y él me dijo que Genaro le había querido pegar”, relató.

Julieta Silva en los tribunales de San Rafael (Delfo Rodríguez).

Julieta Silva en los tribunales de San Rafael (Delfo Rodríguez).

También declaró María de los Ángeles Gutiérrez, cajera del boliche La Mona, quien recordó que aquella noche en el local “habían varios rugbiers, conocidos en el bar”. También detalló cómo el factor climático complicaba la visibilidad aquella madrugada. “Me fui a las 5, había niebla, no era buena la visibilidad, incluso tuve un incidente con otro vehículo”, señaló.

Los descubrieron "jugando" con una 4x4 en un santuario de ballenas

Mirá también

Los descubrieron "jugando" con una 4×4 en un santuario de ballenas

La cuarta y última testigo fue Candela Limeses, compañera de colegio de Genaro. Salió con el grupo a bailar y contó que en el camino al local Fortunato y Silva cambiaron de vehículo y siguieron en el Fiat Idea de la acusada. Habló también de los celos del rugbier y de la discusión que mantuvo con el mellizo Martín Maure, a quien no conocía en ese entonces. “Si pasaba alguien cerca de Julieta, Genaro pedía que no la miraran”, manifestó Limeses.

Mendoza. Corresponsalía.

[ad_2]

Source link

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS