[ad_1]

Hirohito hizo saber su “enojo” durante la Guerra del Pacífico, según consta en un diario publicado recientemente y escrito por el ex chambelán de Hirohito.

Hirohito, el emperador durante el período de la guerra, decía “no tiene sentido vivir” durante los últimos años de su vida, ante el temor de que pudieran seguir culpándolo por haber involucrado a su país en la Segunda Guerra Mundial, de acuerdo con un diario publicado recientemente.

El emperador Hirohito saluda desde su caballo favorito, en Tokio en 1937./  AP

El emperador Hirohito saluda desde su caballo favorito, en Tokio en 1937./ AP

Los cazadores de nazis siguen en acción: cómo operan para detectar sospechosos en todo el mundo

Mirá también

Los cazadores de nazis siguen en acción: cómo operan para detectar sospechosos en todo el mundo

En el diario, escrito por Shinobu Kobayashi, quien entonces era su chambelán, Kobayashi afirma que Hirohito hizo saber su “enojo” durante la Guerra del Pacífico, un sentimiento que contrasta con otros relatos recientes acerca de sus sensaciones respecto del ingreso de Japón al conflicto con el ataque a Pearl Harbour.

“No tiene sentido vivir más reduciendo la cantidad de trabajo que tengo que hacer”, dijo Hirohito, de acuerdo con el diario, del cual, algunos pasajes fueron publicados por la agencia de noticias Kyodo. “Solo aumentará mis probabilidades de ver y escuchar cosas que son dolorosas”, agregaba en su comentario del 7 de abril de 1987.

El ataque a Pearl Harbour, en una imagen tomada el 7 de diciembre de 1941./ AP

El ataque a Pearl Harbour, en una imagen tomada el 7 de diciembre de 1941./ AP

Hirohito murió dos años después, a los 87, después de 62 años en el Trono del Crisantemo.

Según se dice, los comentarios fueron en respuesta a los intentos de la Agencia de la Casa Imperial de reducir la cantidad de trabajo del anciano Hirohito después de la muerte de su hermano, el príncipe Takamatsu, dos años antes. “Viví las muertes de mi hermano y familiares y me han reprochado mi responsabilidad en la guerra”, dijo Hiroito.

Kobayashi intentó apaciguar las preocupaciones del emperador. “Considerando cómo está hoy el país desarrollado después de la reconstrucción en la posguerra, solamente es una página en la historia. No tiene de qué preocuparse”, le dijo al emperador, según el relato de Kyodo acerca del diario.

Retrato del emperador Hirohito, tomado tras el lanzamiento de las bombas en Hiroshima y Nagasaki, en agosto de 1945./ AFP

Retrato del emperador Hirohito, tomado tras el lanzamiento de las bombas en Hiroshima y Nagasaki, en agosto de 1945./ AFP

El día que la tierra ardió: a 73 años de la bomba atómica sobre Hiroshima

Mirá también

El día que la tierra ardió: a 73 años de la bomba atómica sobre Hiroshima

Determinar el grado de compromiso de Hiroito en la guerra es un tema profundamente sensible en Japón. Algunos creen que debería haber sido responsabilizado por las desventuras del país en Asia, mientras otros afirman que no tuvo influencia sobre el gobierno militarista de la época de la guerra.

Otro relato publicado recientemente sugiere que Hirohito respaldó la decisión de lanzar el ataque a Pearl Harbor. Un memo escrito por un asistente del entonces primer ministro, Hideki Tojo, cito las palabras de este último, quien dijo que Hirohito parecía “tranquilo y firme” después de haber sido informado horas antes del ataque el 7 de diciembre de 1941.

La Flota del Pacífico en llamas, tras el ataque japonés a Pearl Harbour en 1941./ AFP

La Flota del Pacífico en llamas, tras el ataque japonés a Pearl Harbour en 1941./ AFP

Otros relatos afirman que Hirohito anteriormente había advertido que un ataque a los EE.UU. sería “autodestructivo”.

A pesar de los pedidos para que Hirohito sea juzgado como criminal de guerra, las autoridades de ocupación de EE.UU. le permitieron permanecer en el trono, creyendo que sería de mayor utilidad como símbolo de la unificación, mientras Japón abrazaba la democracia después de la guerra.

La publicación de esta semana del diario de Kobayashi llega cuando el hijo de Hirohito, el emperador Akihito, se prepara para convertirse en el primer monarca japonés en abdicar en 200 años.

Akihito se transformó en una figura sumamente popular después de suceder a su padre, utilizando su rol para promover la reconciliación con las víctimas de la agresión japonesa durante la guerra. Este mes, expresó un “profundo remordimiento” por el rol de Japón durante la guerra en un evento que conmemoró el 73º aniversario del fin del conflicto del Pacífico.

Akihito, el primer emperador de Japón en abdicar en 200 años junto a su esposa, la emperatriz Michiko./ AFP

Akihito, el primer emperador de Japón en abdicar en 200 años junto a su esposa, la emperatriz Michiko./ AFP

Después de décadas en las sombras, los militares japoneses se han hecho más visibles que en otros tiempos desde la guerra, bajo el gobierno del premier conservador del país, Shinzo Abe.

En 2015, promovió una ley controvertida a través del parlamento, que le permitía a las fuerzas japonesas involucrarse en la autodefensa colectiva, o ir en ayuda de un aliado bajo ataque.

Abe, quien se convertirá en el primer ministro japonés que más tiempo se ha mantenido en su cargo, si, como se espera, gana en la elección a la presidencia el mes próximo con el partido gobernante Demócrata Liberal, está decidido a revisar la constitución de Japón de la posguerra para reconocer a las fuerzas de autodefensa (en inglés, SDF) como los militares genuinos del país.

Planifica agregar una cláusula al artículo 9 que renuncia a la guerra para confirmar la constitucionalidad de las SDF, un cambio al que se opone su principal adversario, el ex ministro de defensa Shigeru Ishiba, quien dijo que Abe no se había tomado el tiempo suficiente para permitir el debate público.

guardian.co.uk © Guardian News and Media 2018

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS