[ad_1]

La Sala V de la Cámara de Apelaciones del Trabajo ordenó la reincorporación de cinco empleados de Télam, porque la agencia de noticias estatal no declaró previamente un “procedimiento preventivo de crisis”. Se trata de tres periodistas, un archivista y un operador de radio, que fueron despedidos hace dos meses, cuando las autoridades de Télam echaron a 354 empleados, el 40% de la planta de personal. Desde entonces, los trabajadores de la agencia están de paro, tomaron sus dos edificios y la agencia estatal no presta sus servicios.

La Cámara de Apelaciones ratificó el fallo que hace poco más de un mes dictó el juez Ricardo Tatarsky, donde se estableció que la medida adoptada por las autoridades de Télam “excede todo marco de razonabilidad y resultó evidentemente intempestiva”, ya que no siguió los procedimientos establecidos por la legislación vigente.

Los camaristas Enrique Arias Gibert y Miguel Rodríguez Brunengo dispusieron la reincorporación inmediata de los periodistas Florencia Fazio, de la sección Espectáculos; Alejandro Monclá y Carlos Alberto Nis, de la sección Deportes; junto con las de Matilde Suárez, que trabaja en el Archivo, y Sebastián Siddi, que es operador de la radio de Télam.

En los fundamentos del fallo, el juez Arias Gibert sostuvo que “en el presente caso se prefiguran los elementos objetivos que tornan obligatorio el procedimiento preventivo de crisis”. Y su colega Rodríguez Brunengo compartió ese criterio. Es que la normativa establece que “con carácter previo a la comunicación de despidos o suspensiones por razones de fuerza mayor”, que afecten a más del 10% del personal, en empresas de entre 400 y 1.000 trabajadores, “deberá sustanciarse el procedimiento preventivo de crisis”.

Además, el camarista Arias Gibert ratificó el fallo de primera instancia y sostuvo que los argumentos vertidos por “los responsables políticos del área”, para justificar los 354 despidos, “dan pábulo a la posibilidad de existencia de discriminación”. Y su colega Rodríguez Brunengo compartió ese criterio. Es que el fallo de primera instancia del juez Tatarsky sostuvo que los despidos podrían tener una “posible motivación discriminatoria”, ya que los demandantes denunciaron que las autoridades buscaban una “limpieza ideológica de los trabajadores de la empresa”.

La presentación judicial de los cinco despedidos tuvo el patrocinio del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba), la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (Fatpren) y los delegados de la Comisión Gremial Interna de Télam. Sus delegados celebraron el fallo y señalaron que con este fallo se “estableció un regla de orden general: es ilegal -para todos los casos- despedir masivamente sin realizar el Procedimiento Preventivo de Crisis. Los efectos de este fallo de alzada se replicarán a los demás trabajadores despedidos”, sostuvo la Comisión Gremial Interna en un comunicado.

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS