[ad_1]

A 48 horas del tiroteo entre policías que terminó con un sargento de la Bonaerense muerto y un agente de la Federal preso, aún no está claro qué pasó. Las versiones que las dos partes dieron a los investigadores no cierran y hay una camioneta que no aparece.

“Pensé que me iban a robar. No sabía que (la víctima) era policía”, declaró hoy el oficial Juan Gutiérrez, preso por el crimen de Gerardo Abarza (35), ante la fiscal Elizabeth Borneo.

La balacera que terminó con el sargento asesinado de un tiro en el pecho ocurrió en París y Gabriel Miró, en Lomas de Zamora, este martes a las 18.

Todo comenzó cuando Gutiérrez, que es custodio de la Secretaría de Seguridad de la Nación y estaba de franco, iba en su Volkswagen Fox gris con cuatro amigos.

Las pericias en el lugar del crimen, en Lomas de Zamora.

Las pericias en el lugar del crimen, en Lomas de Zamora.

Todos vivían en esa zona y los estaba llevando a sus casas. Primero se bajaron dos, pero, según el relato del acusado, apenas hizo una cuadra con el auto cuando uno volvió corriendo y le golpeó la ventanilla. “Me quieren robar”, dijo su amigo, según Gutiérrez.

Luego, contó, apareció una Chevrolet Tracker blanca robada y sin patente de la que se bajó Abarza con su arma. 

“Abarza nunca se identificó“, aseguró Gutiérrez en la indagatoria de esta mañana. Y contó que el policía de la Bonaerense, que no llevaba ni chaleco ni uniforme, solo les dijo “bájense del auto”.

Así explica Gutiérrez que sus amigos salieron corriendo hacia distintos lados y él, que se quedó en el auto, sacó su arma reglamentaria y disparó directamente contra Abarza. La bala le dio en el pecho, le perforó el pulmón y el policía murió minutos después en el Hospital Gandulfo.

Abarza estaba vestido de civil, junto a un compañero.

Abarza estaba vestido de civil, junto a un compañero.

Atrás llegó el compañero de Abarza, Ezequiel Hintz, que respondió a los disparos de Gutiérrez con al menos dos tiros y lo redujo.

Según la declaración de Hintz, él y Abarza llevaban la Tracker blanca robada sin patente desde la comisaría 7° hasta el depósito Judicial de Lomas de Zamora cuando vieron a un joven que “se bajó de un auto con una bolsa y se llevó la mano a la cintura” y que como les pareció una “actitud sospechosa en una zona donde se venden drogas”, decidieron identificarlo.

Según ese mismo relato, cuando Abarza se le acercó, el sospechoso fue corriendo hasta el Fox y le dijo algo al conductor. Por eso dieron la vuelta para detenerlo y cuando dieron la “voz de alto”, todos escaparon en distintas direcciones. Adentro quedó Gutiérrez, que directamente disparó.

No obstante, los investigadores tienen dudas sobre si el traslado de la Chevrolet Tracker realmente estaba autorizado. De hecho, esa camioneta, que supuestamente estaba “secuestrada” ahora no aparece, según indicaron fuentes del caso a Clarín. Según la Policía, la llevaron finalmente al depósito judicial de Lomas de Zamora.

Policías contra policías: dos oficiales asesinados y un video que nadie se anima a volver a ver

Mirá también

Policías contra policías: dos oficiales asesinados y un video que nadie se anima a volver a ver

Además, la primera versión que brindó la Bonaerense indicaba que la Tracker era seguida por un Suzuki Fun bordó que pertenece a Hintz. Explicaban que iban en dos autos para tener cómo volver una vez que dejaban la Tracker en el depósito. El Fun, según la Policía, era conducido por un tercer policía. Pero en la Fiscalía N° 8 de Lomas de Zamora nadie declaró eso. Los agentes aseguraron que atrás eran seguidos por un patrullero. 

Gutiérrez dijo que cuando estaba en Gabriel Miró y París, uno de los chicos que se había bajado de su auto pasó corriendo y gritó ‘me quieren robar’. Luego, agregó que apareció la Tracker sin patente, de la que Abarza se bajó “muy rápido” y “no se identificó como policía”. “Entonces disparé y siempre dije que yo era Policía Federal”, afirmó.

No obstante, la declaración de uno de los testigos que iba con Gutiérrez realizada en la comisaría 7° aseguraba que Abarza había dado la voz de alto. Ese testigo cambió su versión en la fiscalía y negó que el sargento de la Bonaerense se hubiera identificado. Para los investigadores ese es otro punto oscuro.

En la zona donde ocurrió el hecho no hay cámaras de seguridad que permitan comprobar algunas de las versiones que tiene la Justicia.

Gutiérrez sigue imputado por “homicidio calificado en concurso por abuso de armas”. Ahora el juez de Garantías N° 8 de Lomas de Zamora, Gabriel Vitale, deberá resolver el pedido de detención que realizó la fiscal Borneo. Una posibilidad es que la acusación sea recaratulada como “homicidio con exceso en la legítima defensa”, según dijeron fuentes del caso a Clarín.

La fiscal ordenó además pericias balísticas al Instituto de Ciencias Forenses sobre las 9 vainas, el plomo deformado y las tres armas reglamentarias secuestradas de Abarza, Hintz y Gutiérrez en el lugar. El oficial de la Federal propuso que también sean analizadas por un perito de parte.

Por el caso, las divisiones de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad Bonaerense y de Nación abrieron sumarios para investigar la conducta de los policías. También serán analizadas las cámaras de la comisaría 7° para ver si los relatos de los policías sobre la hora a la que fueron a hacer el traslado coincide con lo que está escrito en los libros y la supuesta salida de la camioneta del lugar.

Hay dudas sobre las actas policiales del tiroteo confeccionadas en la comisaría 7° y el traslado de la camioneta. También sobre todas las declaraciones realizadas hasta el momento por las dos partes.

[ad_2]

Fuente