[ad_1]

A partir de una medida que entró en vigencia el último miércoles, los haitianos que quieran visitar la Argentina ya deben tramitar una visa de turismo. La decisión, publicada días atrás en el Boletín Oficial, responde a la necesidad de “regular el ingreso de inmigrantes” ante el “incremento del caudal de pasajeros” de esa república caribeña. 

Los números son elocuentes: según datos de la Dirección Nacional de Migraciones, 71 haitianos fueron rechazados en frontera durante 2016. En 2017, la cantidad subió a 221.

Este año, las inadmisiones se multiplicaron: sólo entre entre enero y julio, 900 ciudadanos de Haití tuvieron que volverse a su país por ser considerados “falsos turistas” en aeropuertos argentinos. 

La previsión para 2018 era de un aumento del 400% en rechazos respecto al período previo.

Chicos haitianos con Messi en la previa del amistoso que Argentina disputó con la selección caribeña, antes del Mundial. (EFE/David Fernández)

Chicos haitianos con Messi en la previa del amistoso que Argentina disputó con la selección caribeña, antes del Mundial. (EFE/David Fernández)

“Ante un simple interrogatorio de un inspector, los supuestos turistas no podían justificar las razones del viaje: no solían tener pasaje de vuelta, domicilio para su estadía, fondos comprobados ni tarjeta de crédito. Claramente no venían como turistas. Lamentablemente, hubieran sido rechazados en cualquier frontera”, explicó a Clarín Diego Enriquez, director General de Técnica Jurídica de la Dirección Nacional de Migraciones.

Fue a raíz de esta creciente problemática que el Gobierno decidió empezar a exigirles visas de turismo a los haitianos.

“No es una restricción, sino una medida para evitar que las personas que evidentemente no están en condiciones de realizar las actividades que dicen venir a realizar se encuentren con el inconveniente de que las rechacen en la ventanilla de migraciones”, sostuvo.

Puerto Príncipe, la capital de Haití, en estado deplorable tras el terremoto de 2010. (AP)

Puerto Príncipe, la capital de Haití, en estado deplorable tras el terremoto de 2010. (AP)

“El objetivo es también proteger a estas personas que llegan en situación de vulnerabilidad, quienes muchas veces son utilizadas por tratantes y proxenetas. Otros pueden terminar realizando actividades delictivas, como la venta ilegal“, agregó Enriquez.

El funcionario explicó que los haitianos que quieran visitar el país deberán ahora tramitar la visa en el consulado argentino en Puerto Príncipe, la capital de esa república: “Les harán las mismas preguntas y les pedirán los mismos datos que antes les exigían en la ventanilla de migraciones del aeropuerto”.

El huracán Matthew, en 2016, golpeó fuerte al país caribeño. (EFE)

El huracán Matthew, en 2016, golpeó fuerte al país caribeño. (EFE)

De todas formas, aclaró, los que quieran quedarse a vivir en la Argentina siempre cuentan con la opción de gestionar una radicación permanente.

“Nuestro país es uno de los más abiertos del mundo. Desde el año 2011 se han tramitado 3.070 radicaciones para ciudadanos haitianos. Otra muestra de nuestra buena voluntad es que en 2017 se lanzó un plan humanitario para regularizar la situación de los haitianos que ya estaban en el país, con condiciones mucho más flexibles”, agregó Enriquez.

“Desde enero de 2016 se radicaron en la Argentina unas 530 mil personas de todas las nacionalidades. Es un número comparable con Estados Unidos, que tiene una población nueve veces más grande y significa el doble que cualquiera del resto de los países de América Latina. Más apertura no puede haber”, sentenció.

Críticas a la medida

La posibilidad de conseguir una radicación permanente, sin embargo, no es tan sencilla como parece. Según Pablo Ceriani, ex vicepresidente del comité de Derechos Humanos de Migrantes de Naciones Unidas, implica realizar trámite largo y engorroso al que la mayoría de los haitianos, en situación de vulnerabilidad extrema tras el terremoto de 2010 y el huracán del 2016, no puede acceder.

“Lo de exigir visa de turismo es otra decisión equivocada y regresiva del gobierno argentino en materia migratoria. Encima es difícil de explicar, porque el año pasado sacaron el plan de regularización para haitianos y ahora hacen todo lo opuesto. Pareciera que se los ve como una suerte de amenaza”, explicó.

El creciente número de rechazos en frontera, consideró, va de la mano con la distribución del memorándum 192/18 de Migraciones, enviado en mayo pasado a inspectores y supervisores aéreos: “Es como el huevo y la gallina: exigieron directamente reforzar el control a ciudadanos haitianos y de otras ‘nacionalidades sensibles’ bajo la amenaza de sanciones graves”.

El memorándum 192/18, en el centro de la polémica.

El memorándum 192/18, en el centro de la polémica.

Las “nacionalidades sensibles”, según el memorando, son las “de medio oriente, colombianos, africanos, etcétera”, lo que para Ceriani “roza la discriminación” y parece estar destinado a evitar el ingreso al país de “gente negra”.

“Hay que indagar en los procedimientos y ver si los rechazos son arbitrarios, por decisión política. El visado es esencialmente un mecanismo de control de selectividad”, insistió el experto, que es director de la Especialización en Migración, Asilo y Derechos Humanos de la Universidad de Lanús.

De todas formas, opinó, la nueva restricción “no evitará” que los migrantes ingresen al país y generará un nueva problemática: “Una persona en situación de vulnerabilidad va a encontrar la forma de entrar como sea. Lo preocupante es que va a provocar la creación de nuevos corredores migratorios”.

Y fue tajante: “Me alarma la reaparición de redes de tráfico de personas, que se aprovechan de la necesidad, facilitan la circulación ilegal y hacen negocios. Esa persona a la cual le podrías facilitar el ingreso en condiciones regulares termina cayendo en una red de crimen organizado que lucra a costa del drama de otros”.

[ad_2]

Fuente

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS