Al caso de Luana, la nena de 7 años que falleció el sábado en Posadas cuando la bacteria Streptococcus pyogenes agravó un estado gripal, se sumaron otras tres muertes de menores, dos en Buenos Aires y una en Rosario.
El Ministerio de Salud de la Nación aún no reconoce el deceso de la niña misionera como producto de esa bacteria; no obstante la Dirección de Infectología del Hospital Pediátrico Fernando Barreyro confirmó que sí lo es. Nación lleva la notificación de un total de cinco casos en la Ciudad de Buenos Aires vinculados a esta bacteria fulminante, de los cuales tres presentaron buena evolución y dos fallecieron.
La cartera sanitaria nacional y los especialistas en la provincia exigen extremar medidas de control y vigilancia, y decretar el estado de alerta. El pedido es, sobre todo a los médicos, tanto del sector público como privado,  que examinen cada cuadro respiratorio con detenimiento, al tiempo que recomendaron a los pacientes no automedicarse.
En ese marco, el médico infectólogo Oscar López, del Hospital Pediátrico, y explicó las principales características de la bacteria y cómo detectarla: “La bacteria Streptococcus pyogenes no es estacional, puede convertirse en una bacteria que aprovecha la oportunidad de un proceso infeccioso como una gripe o una virosis respiratoria para aparecer y producir la enfermedad más común que son las anginas con placas blancas y que son las únicas que necesitan tratamiento antibiótico”.
Agregó que “entre el 15 y el 20 por ciento de las anginas están producidas por este germen”.
A lo hora de brindar precisiones en cuanto a la sintomatología, el galeno sostuvo que “este germen suele producir cuadros altos de temperatura, una angina además del dolor de garganta y las placas, algunos ganglios inflamados en la zona del cuello o debajo de las mandíbulas, suele producir una erupción debajo de la piel, que si uno la toca es como papel de lija y puede producir algunos dolores articulares”.
Asimismo, alertó que la bacteria puede infectar la piel y llegar al torrente sanguíneo agravando el cuadro. “Es ahí donde quizás tenga más riesgo de que la bacteria entre a la circulación de la sangre y pueda producir una enfermedad grave”, advirtió.

Finalmente, López aclaró que el bacilo afecta a personas de cualquier edad, pero que en el caso de  los niños, es muy común que esté ligada a cuadros de angina. Al respecto, otros especialistas alertaron que en el caso de los infantes, cuando se desencadena un proceso “invasivo”, existe una alta probabilidad de mortalidad, en torno al 20 por ciento.

Diagnóstico y tratamiento

En relación a las pruebas de diagnóstico que se deben realizar para detectar la presencia bacterial, transcendió que el método más rápido es recurrir al hisopado de garganta. En ese contexto, el infectólogo del nosocomio misionero indicó:“El cuadro si se presenta sólo como una angina, una de las características es que no se presenta como un cuadro de gripe, no hay moco, catarro, tos, y la forma de hacer rápido el diagnóstico es a través de un estudio que se hace con un hisopado de la garganta y se puede investigar al germen”.
Luego agregó: “Hay un test rápido que se puede tener el resultado en un par de horas y otro a través de un cultivo que demora hasta tres días”. Y diferenció: “En caso de una infección de piel y partes blandas, uno puede hacer el diagnóstico por la clínica o tomar una muestra de la zona enferma para mandar a bacteriología para que identifique el germen”.
Entre las medidas preventivas, los especialistas de la salud solicitaron a la población que no se automedique, ya que existen determinadas drogas que pueden llegar a fortalecer a la bacteria.
En esa línea, López precisó: “Es muy importante que sigan la indicación del médico de tomar la muestra porque existe la posibilidad de que hagamos emerger el germen, que se manifieste más que es cuando vamos a la farmacia y como sabemos que está con angina, pedimos amoxicilina y en realidad lo que estoy haciendo se llama presión y selección, porque a lo mejor ese niño tenía placas pero no era por el Streptococcus, cuando le doy un antibiótico estoy matando todos los gérmenes y estoy permitiendo que emerja y haga sumamente patológico y se produzca una infección más grave”, alertó.

En síntesis, el infectólogo recalcó: “Está prohibida la automedicación y hay que solicitar al médico que le haga el test de hisopado”.
Por último, sostuvo que existe riesgo de contagio, “pero no es extremadamente contagioso como podrían ser otras enfermedades como influenza”.

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS