Todo se originó esta tarde, a las 17:22, cuando a través de un llamado 911 se conoció el episodio protagonizado por una joven de 25 años en la manzana 220 del barrio A-4.
Los efectivos de la seccional 11ª intervinieron en el lugar y dialogaron con la madre de la descontrolada mujer. Manifestó a los uniformados que su hija estaba ebria y tras discutir con su hermano comenzó a intimidar a vecinos portando un cuchillo.
Pero lo más preocupante para la familia fue que tras el altercado la mujer llamó a sus hijos menores-de 8 y 9 años- con los cuales ingresó a su casa y no quiso dialogar con la oficial que en todo momento intentó calmarla.
Finalmente con orden del juzgado de turno, la Policía ingresó a la casa y puso bajo resguardo tanto a la joven madre como a sus dos hijos quienes fueron contenidos.

La abuela de los chicos está pendiente de los trámites legales del caso y se aguarda las medidas que adoptará la Justicia. Durante el episodio no hubo lesionados.

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS