Las Escuelas de la Familia Agrícola (EFA) son establecimientos educativos públicos de gestión privada que tienen una base asociativa civil y familiar, con pedagogía de alternancia integrativa e interactiva. Las familias, como co-educadoras, y el Estado, son responsables de la formación integral y la promoción del proyecto de vida de los jóvenes.

Los objetivos de la ley aprobada son instaurar las condiciones necesarias para el desarrollo y desempeño de las escuelas EFA; ratificar su importancia socio-económica para propiciar el arraigo de la comunidad agrícola; asegurar educación de calidad con igualdad de oportunidades y posibilidades; generar espacios para la transmisión de la educación rural; e impulsar a las generaciones futuras a trabajar la tierra, con los principios de cooperativismo, para disminuir los éxodos migratorios del campo a la ciudad.

Además, incentivar la formación de personas éticas, responsables, íntegras, críticas, creadoras, emprendedoras, líderes y con capacidad de transformar sus comunidades; en una pluralidad socioeconómica, religiosa, cultural, ideológica y política.

La ley sancionada creó la figura de monitor, como encargado de impartir y construir conocimientos y saberes, planificar, supervisar, evaluar, calificar, orientar o colaborar con estas tareas; animando y promocionando la formación de personas y el desarrollo territorial.

Asimismo, dispuso la implementación en el sistema de enseñanza de las EFA las Tecnologías del Aprendizaje y el Conocimiento, para que garanticen  la conectividad, la robótica, la automatización,  y la inteligencia artificial, a través de la Escuela de Robótica y de Marandú Comunicaciones.

Para Alarcón, “las Escuelas de las Familias Agrícolas cumplen un trabajo excepcional e irreemplazable, nacen y se expresan a través de las necesidades de sus comunidades, y de esa manera adquieren un rol fundamental para el desarrollo de nuestra provincia, y día a día alimentan el sueño de miles de jóvenes misioneros, de tener un título y un oficio”.

“Los docentes, alumnos y familias de las EFA han trabajado para traer a las mesas de debate legislativo su situación particular, sus necesidades y sus potencialidades, y expresaron tímidamente que siempre se pensó en la ley como un gran sueño y un anhelo”, recordó el legislador.

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS