Otra mujer fue víctima de un grave episodio de violencia de género y anoche luchaba por sobrevivir tras ser baleada por su pareja en Dos de Mayo. El acusado, en tanto, se mantenía prófugo.
De acuerdo a lo consignado por fuentes consultadas, el hecho se produjo minutos antes de las 20 cercanías a una plaza en el barrio Tealera de la mencionada localidad perteneciente al departamento Cainguás.
Las fuentes señalaron que todo habría ocurrido en plena vía pública y fue la última instancia de una escena de violencia de género que se habría extendido durante varios minutos.
Según se pudo reconstruir, el hombre se encontraba en avanzado estado de ebriedad hasta que en determinado momento de la discusión extrajo de entre sus pertenencias un arma de fuego y disparó contra su concubina, una mujer mayor de edad cuya identidad hasta anoche no había podido ser confirmada.
El disparo fue certero e impacto sobre la mujer, aparentemente en cercanías al cuello, por lo que cayó gravemente herida al suelo, en tanto que el agresor se dio a la fuga inmediatamente.
La víctima luego fue socorrida y trasladada de urgencia al hospital local, aunque rápidamente se dispuso de su traslado directamente al Hospital Samic de Oberá debido a la complejidad de su cuadro de salud.
Si bien en un primer momento trascendió que la muchacha había perdido la vida, fuentes policiales consultadas al cierre de esta edición confirmaron que alcanzó a ser socorrida con signos vitales.
En el lugar del hecho en tanto anoche seguían trabajando el personal de la Comisaría de Dos de Mayo en conjunto con otras divisiones dependientes de la Unidad Regional VII de San Vicente, la cual interviene en el caso por cuestiones de jurisdicción.
En tal sentido, las fuentes aseguraron que anoche se habían montado un amplio de operativo de búsqueda y rastrillajes por toda la zona con el objetivo de dar con el sujeto cuya identidad tampoco se supo.
“Es una locura”
“Es una locura; no puedo creer pasó a media cuadra de mi trabajo. Justo estaba en la vereda cuando escuché la explosión. Creí que fue una garrafa que explotó por el ruido y al segundo todos salieron corriendo y a los gritos hacia la plaza”. El relato de lo sucedido frente al templo le corresponde a Aurora, una vecina de Dos de Mayo que jamás imaginó ser testigo del horror.
“Estuve a media cuadra y vi cuando pusieron a la víctima en un auto y se detuvieron en la calle porque está el destacamento. Les dije que no estaba el policía y llamé al hospital para que se preparen a esperar a la víctima ya que somos un hospital que no está preparado para una situación así” relató conmovida.
COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS