Guardiacárceles del Servicio Penitenciario Provincial que custodian el acceso a la Unidad Penal VI de Miguel Lanús alertaron el miércoles por la madrugada los movimientos extraños de una camioneta Chevrolet S-10 gris, en inmediaciones al acceso a dicha penitenciaria. Esto derivó en una serie de averiguaciones que establecieron que días antes a este episodio dos personas con acento brasileño y un joven que en su momento fue interno de la UP-VI, fueron vistos en el mismo vehículo realizando tareas de intelingencia en la misma zona.
Este dato hace suponer a los investigadores que los desconocidos vistos el miércoles tendrían planeado ingresar a la penitenciaria capitalina con la intención de rescatar a los hermanos Vanderlei “Vando” Lópes (32) y Rudinei “Gordo” Lópes (37), dos peligrosos delincuentes brasileños que están detenidos en la provincia desde noviembre del año pasado, acusados de asaltar al menos una docena de bancos en la zona de Río Grande Do Sul, y cuyas capturas se dieron durante un megaoperativo de la Policía de Misiones en El Soberbio.
Si bien por cuestiones de seguridad desde el Servicio Penitenciario Provincial no dieron precisiones del lugar donde actualmente se alojan los dos temibles malvivientes, este medio en base a sus fuentes pudo establecer que ambos están en Miguel Lanús. Lo cual reforzaría la hipotesis de otro intento de rescate por parte de miembros de la temible banda que lideran los Lopes.
Desde el SPP también indicaron que debido a este hecho no se puede descartar nada ya que luego de lo ocurrido la noche del lunes 30 de julio en la Unidad Penal de Oberá, se ha apostado desde dicha fuerza a reforzar la seguridad en todos las unidades carcelarias de la provincia para que no se vuelvan a repetirse hechos de esas características.
Aquel 30 de julio, al menos tres maleantes atacaron a tiros el sector de acceso a la penitenciaria obereña con la clara intención de sacar por la fuerza a Vanderlei Lopes.
Esto hizo que se ordenara el traslado de Vando a Miguel Lanús, en donde compartiría celda junto a su hermano Rudinei, en un sector del penal con guardia reforzada y donde se ejecutan extremas medidas de seguridad para la custodia de los hermanos.

Por el ataque al penal de Oberá la Policía detuvo días después a dos sospechosos: el obereño Yonatan Andrés S. (22), alias Yoni, quien es considerado por los pesquisas como el nexo local de la banda de los hermanos Lopes, y Carlos Eduardo Reinicke (36), otro brasileño experto en voladuras.

Averiguaciones

En base a lo que pudo averiguar este medio por fuentes muy vinculadas a la pesquisa, lo ocurrido el miércoles por la madrugada en Miguel Lanús no tuvo similitudes con lo ocurrido en el intento de copamiento en Oberá, en lo que a violencia respecta.
La Chevrolet S-10 en cuestión fue vista a pocos metros de la casilla de ingreso a la UP-VI, pero los voceros consultados dijeron que cuando sus ocupantes notaron la presencia de un importante número de guardiacárceles que custodian el perímetro, optaron por continuar su camino. Y lo hicieron por la avenida Cabo de Hornos, para luego tomar la ruta nacional 12 con rumbo desconocido.
A partir de esto se dio aviso a efectivos de la Policía de Misiones, quienes iniciaron distintos rastrillajes en busca del mencionado vehículo y sus ocupantes, de los cuales no se supo más nada.
Lo que también se investiga es la posible participación de un ex interno del Miguel Lanús, quien fue sorprendido merodeando varios días antes del avistaje de la camioneta por la zona del penal.
COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS