Un dramático hecho de violencia familiar salió a la luz en las últimas horas en la localidad de San Pedro, cuando trabajadores sociales y policías rescataron a un menor que durante tres días se escondió debajo de una casa abandonada por temor a sus padres.
Según se pudo saber, un trabajador de Acción Social denunció ante la Policía que en el barrio Santa Rosa había un niño en situación de abandono y oculto dentro de una vivienda abandonada repleta de malezas.
De inmediato, efectivos de la Comisaría de la Mujer acudieron al lugar y constataron lo denunciado.
Allí se encontraron con un niño de siete años quien aseguró que se encontraba allí desde hace aproximadamente dos o tres días ya que tenía temor de regresar a su vivienda por los constantes malostratos que sufría de parte de su padre y su madrastra.
De acuerdo a lo que se pudo saber, el niño relató que los adultos que estaban a su cargo “le pegaban mucho” y le hacían “arrodillarse sobre tapitas de cerveza”.
El menor fue rescatado e inmediatamente trasladado al hospital local, donde fue examinado por el médico de turno quien diagnosticó que presentaba “escoriaciones en mejiilla derecha, restos de sangre en pabellón de oído izquierdo y fosa nasal izquierda”, además de “cicatriz y traumatismo en ambas piernas, espalda y cabeza”.

 

El niño fue llevado hasta la comisaría Primera donde recibió atención del personal en turno, quienes lo higienizaron y lo alimentaron.
En paralelo a eso, los efectivos continuaron trabajando en el caso y horas después terminaron aprehendiendo a los adultos involucrados, quienes fueron identificados como Ramón F. -padre del menor- y Silvia K. -madrastra-. Ambos quedaron a disposición de la Justicia.
En cuanto al menor, en tanto, se dispuso que sea alojado en un hogar de ancianos en forma preventiva, para que se busque algún familiar responsable que pueda quedar a su cargo.
COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS