Otra grave caso de abuso sexual en perjuicio de menores de edad salió a la luz este fin de semana en Villa Bonita, donde la Policía detuvo a un sujeto acusado de someter a tres sobrinos de entre 9 y 16 años y tenerlos bajo amenazas de muerte para que no revelaran el calvario al que eran sometidos.
De acuerdo a lo consignado por fuentes policiales, el implicado se trata de Andrés F. (39), quien fue aprehendido tras un procedimiento realizado en su vivienda ubicada en la zona rural de dicha localidad perteneciente al municipio de Campo Ramón.
Las fuentes detallaron que la denuncia en contra de este sujeto fue radicada por un docente de la escuela a la cual asiste una de las víctimas, quien no aguantó más y se animó a contarle lo que padecía puertas adentro de su vivienda.
Pero eso no fue todo, ya que el chico también confesó que, durante todo este tiempo, tanto él como sus hermanos permanecieron callados porque constantemente recibían amenazas de muerte de parte del acusado, quien incluso ya estuvo detenido anteriormente por una causa similar.
De inmediato, los efectivos de la Comisaría de Villa Bonita realizaron todas las diligencias de rigor y activaron el protocolo de acción correspondiente para este tipo de casos.
La notificación de la denuncia recibida no tardó en llegar a los estrados del Juzgado de Instrucción Dos de Oberá, cuyas autoridades tomaron cartas en el asunto y ordenaron un allanamiento en la vivienda del acusado, donde convivía con las víctimas.
Los uniformados locales realizaron el procedimiento durante la tarde del sábado y los resultados fueron la detención del sospechoso, como así también el secuestro de un cartucho calibre 28 milímetros.
La Policía además tomó contacto con la madre de las víctimas, quien expresó que nunca se animó a radicar la denuncia correspondiente porque también apuntó haber recibido amenazas de muerte.  De esta forma, desde el sábado por la tarde el sujeto permenece alojado en una celda policial y se encuentra a disposición de las autoridades judiciales pertinentes, quienes ahora debén llevar adelante las actuaciones del caso y resolver cuándo citan a declaración indagatoria al sospechoso.

 

Otra grave denuncia
El reciente caso se da un mes después de otra investigación relacionada a abusos sexuales que conmocionó a toda la zona centro de Misiones.
Fue a mediados de septiembre, cuando la Policía rescató a dos niñas que estaban encerradas en una vivienda donde aparentemente eran utilizadas como esclavas sexuales.
Según lo indicado por las fuentes en ese momento, durante el procedimiento la Policía detuvo al dueño de casa, identificado como Jorge ‘Zapatero’ D. S. (48).
El operativo fue realizado en la vivienda del sujeto, ubicado en el barrio Evita de esta localidad, tras una denuncia radicada por una mujer de 40 años que tenía a su hija de 12 y a su hijastra de 14 años en condición de desaparecidas.
Así fue que la Policía comenzó a realizar las pesquisas de rigor y días después las menores fueron halladas en la casa de una tía, pero la denunciante revisó sus teléfonos celulares y encontró mensajes que daban cuenta de que ambas habían mantenido relaciones sexuales con dos jóvenes de 19 y 16 años.  Los abusos, según indicó la mujer, habrían ocurrido en la casa de Zapatero.
Eso fue el disparador de todo y cuando la Policía fue hasta la casa del apuntado se encontró con otras dos adolescentes de 14 y 13 años que estaba encerradas en el lugar.
El sujeto fue detenido en la vía pública y luego fue sometido a declaración indagatoria en la cual se desligó del caso.
En esa audiencia aseguró que las reuniones con menores en su casa se debían a que uno de sus hijos era menor de edad y que todo era sano.
Después de eso se cambió la caratula de la causa que en principio era por abuso sexual, privación ilegítima de la libertad, promoción y facilitación a la pornografía infantil y pasó a corrupción de menores.

 

A un año de otro caso de abuso intrafamiliar

Hace exactamente un año, los efectivos de la Comisaría de Villa Bonita debieron intervenir en otro caso de abuso intrafamiliar. Fue en octubre de 2017, cuando una niña de 13 años caminó más de 20 kilómetros para escapar de los abusos sexuales que sufría de parte de su padrastro. Según las fuentes, los abusos habían sido perpetrados en una chacra de Colonia Paraíso, también en el municipio de Campo Ramón, hasta que la niña le contó a una amiga lo que sufría y también le relevó su plan de escape. Ambas menores caminaron así hasta el paraje Sargento Cabral en Panambí, donde vivía un amigo de la familia de la víctima y ese hombre las recibió y denunció el caso.

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS