Su primera salida al exterior será a Chile, cuyo modelo económico elogia. Después irá a EE.UU. e Israel. Marcó que “es preciso solucionar la dictadura de Nicolás Maduro” en Venezuela.

Jair Bolsonaro, quien fue electo presidente de Brasil con el 55% de los votos, no planea venir a la Argentina en su primer viaje internacional. Además, declaró en una entrevista concedida a la TV Record, transmitida ayer por la noche, que “es preciso solucionar la dictadura de Nicolás Maduro” aunque juró que “no habrá intervención sobre Caracas. Será por la vía pacífica”. Y aprovechó para cuestionar al Partido de los Trabajadores de Lula da Silva por “admirar a Chávez y a Maduro”.

El dirigente tiene un programa preciso de visitas internacionales. Primero irá a Chile a encontrarse con Sebastian Piñera; luego viajará a Estados Unidos, para reunirse con Donald Trump y, por último, piensa recalar en Israel. El plan fue confirmado por el futuro ministro jefe del Gabinete ministerial, Onyx Lorenzoni, en una conversación con la prensa la mañana de este lunes.

Sin embargo, no se sabe cuándo podrán ocurrir las primeras giras internacionales. Es que el presidente electo deberá someterse a una cirugía para que le sea retirada la colostomía. Y esa intervención deberá realizarse los primeros días de diciembre. Luego, el mandatario deberá permanecer como mínimo 15 días en reposo absoluto. Esto significaría que el alta será dado no antes del 20 de diciembre próximo, casi en vísperas de asumir el cargo el 1º de enero de 2019.

Cuando los periodistas lo interrogaron por qué eligió primero Santiago, justificó: “Chile es la gran referencia latinoamericana: tiene buena educación, genera tecnología y hoy comercia con todo el mundo. Tenemos que tener la humildad de mirar ese ejemplo con atención”.

Entre la primera y la segunda vuelta, el flamante mandatario brasileño electo conversó con el presidente argentino Mauricio Macri. Poco antes le diría al corresponsal del diario La Nación que tenía un profundo interés en hablar con el jefe de Estado argentino. Días después lo llamaba por teléfono a la Casa Rosada. Y según diría posteriormente, ante una pregunta de Clarín, está convencido que tendrá “una muy buena relación” y habrá “una óptima alianza” con el gobierno macrista.

Sin embargo, el domingo luego de conocerse los resultados que dieron el triunfo a Bolsonaro y lo consagraron como el mandatario número 42 de Brasil, el futuro ministro de Hacienda Paulo Guedes juzgó que su gestión tendrá dos urgencias: bajar rápidamente el déficit fiscal y “abrirse al mundo para comerciar”.

Fue en ese contexto que optó por indicar que el Mercosur no figuraba entre sus prioridades y que Brasil no quería estar preso de los compromisos que supone la adhesión al bloque.

Lorenzoni reveló que ese idea es compartida, con diferente matices, por el equipo presidencial que rodeará a Bolsonaro. Por eso destacó la apertura comercial a todo el mundo desplegada por Chile.

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS