El juez estrella de la causa anticorrupción “Lava Jato” en Brasil, Sergio Moro, será ministro de Justicia en el Gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro, según confirmó hoy el propio magistrado al salir de la casa del presidente electo en Río de Janeiro.

Moro, conocido sobre todo por haber condenado a prisión al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva por corrupción pasiva y lavado de dinero, así como a muchos grandes empresarios , aceptó la propuesta que le hizo el presidente electo para unirse al Gobierno que asumirá funciones el 1 de enero, después de reunirse con él en su casa.

“Después de una reunión personal en la cual fueron discutidas políticas para la cartera (de Justicia), acepté la honrosa invitación”, señaló Moro. “Lo hice con cierto pesar porque tendré que abandonar 22 años de magistratura”, agregó.

Moro subrayó que la perspectiva de “implementar una fuerte agenda anticorrupción y contra el crimen organizado, con respeto a la Constitución, a la ley y a los derechos” le llevaron a aceptar propuesta de Bolsonaro.

El cargo, “significa en la práctica consolidar los avances contra el crimen y la corrupción de los últimos años y alejar riesgos de retrocesos, por un bien mayor”, explicó el magistrado.

La inminente designación del juez para el gabinete de Bolsonaro había generado en las últimas horas críticas por detractores del magistrado, que ven comprometida la credibilidad de la operación “Lava Jato” (“Lavado de autos”, en portugués).

Moro está a cargo de los principales procesos de “Lava Jato”. A mediados de julio de 2017 condenó a Lula a 9 años y medio de prisión por corrupción al hallarle culpable por recibir sobornos de la constructora OAS a cambio de favores durante su Gobierno.

Posteriormente decretó su ingreso en prisión cuando la pena fue ratificada y ampliada hasta los doce años y un mes de cárcel en segunda instancia.

Lula, preso desde abril, acusa a Moro de actuar por motivación política. En los días finales de la campaña electoral, el magistrado fue también blanco de críticas por haber publicado documentos bajo secreto judicial sobre los casos de corrupción del Partido del os Trabajadores (PT).

El candidato del PT y discípulo de Lula, Fernando Haddad, perdió la segunda vuelta electoral el domingo frente a Bolsonaro.

El controvertido ex militar, de 63 años, es visto por muchos brasileños como una amenaza para la democracia debido a sus declaraciones extremistas a favor de la tortura y la dictadura militar, y sus insultos a mujeres, negros y homosexuales.

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS