A los 24 años los rasgos de la personalidad deben estar bien definidos. Somos lo que somos, con nuestros aciertos y desaciertos, con nuestro incansable trabajo, nuestras búsquedas de superación constante, nuestros valores, con nuestras tradiciones, así somos… Creemos firmemente en el respeto, en las buenas maneras, en la exigencia, en la disciplina, en al amor al prójimo y en la constante evaluación y superación. Creemos en el amor al prójimo como la voluntad y disposición de beneficiar al otro, en la solidaridad y somos muy conservadores en nuestros estilos y celebraciones. Creemos en la educación que va más allá de la información, la educación que entra en el mundo del otro sin invadirlo, entra para ayudarlo a ver, a descubrir, a fortalecer y construir sus propios aprendizajes, a ver su propio horizonte, y ver que es posible soñar y alcanzar sus sueños, con esfuerzo, disciplina y respeto.
El transcurrir del tiempo, marca etapas y destinos en cada persona como páginas imborrables de la historia de cada uno. Los momentos vividos, las experiencias, van formando la trayectoria que no olvidamos jamás. Si nos transportamos a la institución y más aún en este caso a la escuela, esto se manifiesta con muchos matices; cada niño, cada joven, cada familia que es parte de la escuela, conforma los pilares que a diario construyen la historia escolar .-
Así como nosotros, año tras año celebramos un año más de crecimiento, los primeros 24 años de historia no son poco. Pero más allá de lo que significa festejar, este aniversario es un momento de reflexión y de análisis, es un momento en el que debemos recordar lo transitado rescatando lo positivo y aprendiendo de los errores cometidos; es un momento donde debemos ser conscientes de las necesidades que la sociedad actual le requiere a las generaciones que año tras año la desafían y debemos darles las herramientas para poder enfrentarla y obtener las metas propuestas ; y también es la oportunidad para estar sumamente atentos a los cambios sociales actuales y futuros, que nos movilizan y obligan a adaptarnos para poder ser animadores para nuestros alumnos.-
Tampoco podemos desde este análisis olvidarnos de lo más sustancial y que hace a la esencia de nuestra escuela: la fe en Dios, los valores cristianos y los ideales que la sustentan . En un momento en el que las instituciones son cuestionadas desde su concepción, la escuela sigue siendo ese lugar de encuentro, de contención y de consenso, es decir, uno de los bastiones que aún tiene el crédito de la sociedad.
A ustedes, familias, y en su imagen, para todas aquellas familias que han sido y son parte de la escuela en estos primeros 24 años de historia, quiero decirles simplemente Gracias, por compartir las metas, por disentir construyendo, por aportar desde su lugar, por esa colaboración incondicional ante cada propuesta y por permitirnos sentir la enorme satisfacción de llevar a la realidad un sueño de juventud.-
A los docentes, maestras y profesores, algunos de ustedes que nos acompañan desde los primeros años y otros que alguna vez vistieron el uniforme de nuestros alumnos y hoy se desarrollan profesionalmente en la educación siendo parte de este logro; a las directoras y coordinadoras, al equipo Psicopedagógico. de Inicial, Primaria y Secundaria que asumieron esta responsabilidad y la llevan adelante con su mejor predisposición, profesionalismo y responsabilidad.-
A todo el equipo que hasta en momentos complejos de la labor, pusieron y ponen el hombro incondicionalmente, vaya un enorme agradecimiento.-
Para todos aquellos que fueron y son parte del ICRA, simplemente gracias por permitirnos ser, aunque sea en una mínima expresión, parte de la vida de cada uno de ustedes, y si Dios lo permite, que esta institución trascienda en el tiempo y pueda festejar muchos, pero muchos años más, y ya comenzamos a palpitar las Bodas de Plata del ICRA. Dios los bendiga aun más.
Éste texto nos ha inspirado como familia y como institución: ¨No menosprecies el día de las pequeñeces, pues el Señor se regocija en ver comenzar la obra¨ Zac. 4:10
Y lógicamente no hubiera inspiración para continuar la obra si Dios no estuviera presente con nosotros. Gracias sin final.

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS