Hugo “Tyson” Alfonso, condenado a tres años y seis meses de prisión de cumplimiento efectivo por la llamada Tragedia del Paraná, el cruce del río que el 16 de enero de 2010 se cobró la vida de ocho nadadores, goza del beneficio de la libertad condicional después de hacerse efectiva la reducción de pena que logró a partir de la progresividad educativa que tuvo desde que está alojado en la Unidad Federal 17 de Candelaria.
El hombre, quien presidía en aquel momento la asociación que organizó la trágica competencia, aprobó durante el año pasado los cursos de inglés, operador básico de PC, secretariado administrativo, un taller de planificación y gestión de emprendimientos y, asimismo, un taller de guitarra. Consiguió de esa forma reducir en diez meses los plazos requeridos para el avance a través de las fases y períodos de progresividad del régimen penitenciario.
La documentación aportada por la Sección Educación y el acta del Consejo Correccional en la que se certifican sus logros fueron remitidos a principios del mes pasado a la fiscalía federal, desde donde no hubo oposición.

Tras la muerte de Víctor Sessa, Fernando Solé Mases, Eugenio Raúl Seró, Sebastián Ruzecki, Nicolás Levequi, Manuel Leiva, Mauro Bacigalupi y Luis Saide, Alfonso fue condenado como responsable de “homicidio culposo calificado por el número de víctimas”. También fue condenado el prefecturiano Jorge Antonio Lezcano a cuatro años de cárcel, que cumple en un Buenos Aires.

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS