Las altas temperaturas que se registraron toda la semana afectan no sólo a la salud de las personas y la provisión correcta de agua y energía, sino también a la producción en las chacras. Y la evidencia está sólo en recorrer los distintos espacios de comercialización de productos que funcionan en la capital provincial para vislumbrar cómo el productor misionero está siendo perjudicado por el intenso calor, con sensaciones térmicas que en los últimos días superaron con creces los 40 grados.
Así, ayer se notaba en las ferias locales la falta de hojas verdes, mercadería muy requerida en esta época del año por quienes quieren consumir alimentos frescos ante tanto calor.

“La ola de calor está afectando a las producciones, es muy alta la temperatura que hace, el sol está muy caliente y eso afecta mucho a todo lo que es producción hortícola principalmente”,  José Villasanti, presidente de las Ferias Francas.

Detalló que lo más dañado viene siendo “todo lo que es hoja verde, como lechuga, perejil, rúcula, acelga, todo lo que sea producción de hojas tiernas que no necesita tanto calor. El sol perjudica mucho por más que los cultivos tengan cubierta, es muy perjudicial para este tipo de producción”.

Ante ese panorama expuso que ya se nota el faltante de algunos productos en las ferias posadeñas o los que llegan están muy marchitos, por lo que el productor debe bajar el precio al máximo para poder vender e intentar al menos recuperar parte del dinero invertido a la hora de plantar. “Se nota la falta de lechuga, perejil, rúcula, que es algo que no es muy difícil producir pero con estos calores se complica todo. Por más agua que se tenga, si no es agua de un arroyo que viene corriendo por debajo de los árboles por las chacras, no sirve. Un reservorio hecho con una máquina levanta temperatura y el mismo riego se termina haciendo con agua caliente, algo que tampoco es bueno para las plantas”, expuso Villasanti.

Aguantar para sembrar
 

Este tipo de condiciones es cíclico y se da siempre a esta altura del año, por ello desde la comisión directiva de Ferias Francas buscan profesionalizar la chacra y la forma de cultivar. “Lamentablemente es algo que ocurre todos los meses de enero y parte de febrero. Mientras el productor se tiene que preparar para cuando el clima dé para empezar a producir con todo, para que no le falte nada en la feria al consumidor. Pero tiene que haber una asistencia seria de parte del estado para con los productores para que esto vaya cambiando de a poco”, sostuvo Villasanti, y explicó que “la mayoría de los productores están preparados con techos de plástico que sirven para el invierno y las temporadas de heladas pero en esta época, debajo de esas cubiertas, se forma un calor muy fuerte lo que hace muy difícil generar este tipo de producción. Veo que en este momento hay poca lechuga, es algo que ya se nota en las ferias pero no queda otra que aguantar y prepararse para cuando estén las condiciones adecuadas y arrancar con todo. Hoy la principal inquietud es la falta de hojas verdes. Hay mandioca, zapallo, todo lo que sea producción anual pero lo que es hoja verde en este momento es muy complicado conseguir”.

COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS