Esta madrugada de martes, tras dos procedimientos realizados en calle 90 y en la chacra 240 respectivamente, efectivos del Comando Oeste detuvieron a Pequeño, de 18 años y Guido, de 19, y secuestraron un teléfono celular que había sido robado días atrás en medio de una fiesta.
Personal de esa división que recorría preventivamente sobre la intersección de las avenidas Bustamante y 115, fue requerido por un vecino quien manifestó que el pasado 28 de enero en una fiesta, personas desconocidas le sustrajeron a su hija y a su amigo un celular Motorola G1 y 1 Samsung  J6.
A través de un intensas tareas de investigación, establecieron que uno de los teléfonos se encontraba en una vivienda sobre calle 90 en poder de un joven de 19 años, quien entregó voluntariamente artefacto manifestando que el otro celular sustraído lo tendría otro joven 18 años domiciliado en chacra 240.
Siguiendo con las averiguaciones, los uniformados se dirigieron al lugar en cuestión y constataron que el sujeto habría comercializado el celular a un ciudadano en inmediaciones a la chacra 245.
Finalmente, se procedió al secuestro del teléfono Motorola G1 y a la detención de ambos jóvenes que  fueron alojados en la comisaría 17ma en averiguación del hecho. Se siguen con las investigaciones a fin de recuperar el segundo teléfono sustraído.
COMPARTÍ ESTA INFO CON TUS AMIGOS